El líder del PSC y candidato del partido a la Presidencia de la Generalitat, Salvador Illa

Illa insiste: ''Voy a presentar mi candidatura a president''

Pide no avanzar pasos y abordar primero la negociación para la Mesa del Parlament

El líder del PSC y vencedor en las elecciones catalanas, Salvador Illa, ha reiterado su voluntad de presentarse a la investidura para liderar la Generalitat, aunque ha matizado que, antes de hablar de futuras fórmulas de gobierno, hay que abordar la negociación para la composición de la Mesa del Parlament y la presidencia de la Cámara.

"Esta nueva etapa le corresponde liderarla al PSC. Ya avancé en la campaña que iba a asumir mi responsabilidad y es lo que voy a hacer. Voy a presentar mi candidatura a president", ha asegurado Illa, en una entrevista este domingo publicada por 'La Vanguardia', recogida por Europa Press.

Ha detallado que su intención es formar un ejecutivo que cuente con militantes de formaciones políticas y personas independientes que dispongan de competencias en un determinado ámbito.

Illa ha añadido que no concibe una repetición electoral, que piensa que sería un error, y ha dicho que el PSC va a hacer "todo lo posible para evitar una repetición electoral que no es conveniente".

"Respeto" a procesos internos

Preguntado sobre la situación de ERC, Illa ha manifestado su "respeto" a los procesos internos de reflexión y ha añadido que tiene una hoja de servicios en favor de Cataluña, asegura.

Illa ha subrayado que, en los últimos años, Cataluña ha estado "muy por debajo de sus posibilidades", y ha pedido acelerar cambios en materias como educación, energías renovables, infraestructuras, sanidad o movilidad.

El triunfo socialista en el 12M

El PSC de Illa emergió como el gran vencedor el pasado 12M, obteniendo 872,959 votos (27.96% del total) y 42 escaños, lo que representa un aumento de 9 escaños respecto a las elecciones anteriores. Esto consolida al PSC como la primera fuerza en el Parlament, reflejando un notable incremento del 33.3% en su apoyo electoral.

La coalición Junts per Catalunya, encabezada por Carles Puigdemont, logró 674,896 votos (21.61%), ganando 35 escaños, 3 más que en los comicios anteriores. En tercer lugar, ERC, liderada por Pere Aragonès, experimentó una fuerte caída, perdiendo 13 escaños y quedando con 20, tras recibir 427,135 votos (13.68%).

El Partido Popular de Cataluña (PPC), bajo la dirección de Alejandro Fernández, mostró un impresionante aumento del 213% en su respaldo, obteniendo 342,584 votos (10.97%) y 15 escaños, 12 más que anteriormente. Vox mantuvo su representación con 11 escaños (7.96% de los votos).

Comuns Sumar, liderado por Jéssica Albiach, obtuvo 6 escaños con 181,795 votos (5.82%), mientras que la CUP-DT, con Laia Estrada al frente, sufrió una disminución significativa, quedándose con 4 escaños tras recibir 127,850 votos (4.09%). Por último, Aliança Catalana, liderada por Sílvia Orriols, entró por primera vez en el Parlament con 2 escaños y 118,302 votos (3.78%).

Estos resultados implican un Parlament dividido, como marca la tendencia de los últimos años, con un equilibrio de poder inclinado hacia el PSC, aunque la formación de un gobierno estable requerirá negociaciones y posibles coaliciones.