Salvador Illa con la bandera de Cataluña

El independentismo se estrella y Salvador Illa podría ser president

El líder del PSC podría ser president con el apoyo de ERC y los Comuns

Los catalanes han hablado y, casi el 99% escrutado, han decidido dar la victoria al socialista Salvador Illa y de paso, a Pedro Sánchez, que se podría acabar anotando el gol de haber derrotado al independentismo con sus políticas en Cataluña. Los catalanes han dado, de momento, 42 escaños a Salvador Illa, situándolo como líder absoluto de la noche, y dejándolo muy cerca de la presidencia si pactara con ERC y los Comuns. 

En una segunda y muy deslucida posición ha quedado Carles Puigdemont, con 35 escaños. A pesar de haber mejorado su anterior resultado y superar a ERC, no podrá gobernar al perder el independentismo la mayoría absoluta. 

El president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha sufrido un desgaste demasiado costoso durante estos años al frente del Govern, perdiendo 12 diputados y quedando en tercera posición, con 20 escaños. Pero los republicanos podrían acabar siendo relevantes y conseguir la vicepresidencia del Govern si prestan sus votos a Salvador Illa.  

En cuarta posición ha quedado el PP de Alejandro Fernández, un resultado muy positivo respecto a los anteriores comicios. Los populares han ganado 12 escaños respecto a 2019. Salen triunfales de estos comicios, volviendo a ser un partido relevante en Cataluña y además, ganando la partida a Vox, que se queda con 12 diputados - uno más que en los anteriores comicios-. 

En sexto lugar quedan los Comuns de Jéssica Albiach, a quienes los electores han castigado quitándole dos escaños respecto a los anteriores comicios. 

Las dos últimas posiciones se las reparten dos partidos independentistas y antagónicos. La CUP, con Laia Estrada a la cabeza, ha salido muy lastrada de estas elecciones perdiendo 5 escaños. El Parlament solo tendrá 4 diputados de la CUP en esta legislatura, totalmente aturdidos por el golpe electoral. 

Y la sorpresa de la noche ha sido Aliança Catalana, que ha conseguido entrar en el Parlament con dos escaños. La ultraderecha catalana ha conseguido su principal objetivo en estas elecciones y tendrá un altavoz público y pagado por todos para difundir su discurso de odio. 

Por último, Cs no ha conseguido representación. El partido que fundó Albert Rivera en Cataluña y que llegó  a poder gobernar a España ha firmado el que puede que sea su último acto en la tierra que lo vio nacer.