Pedro Sánchez, Alberto Núñez Feijóo y Carles Puigdemont en un fotomontaje

¿Investirá el PSC a Puigdemont? El bulo del PP para desestabilizar a los socialistas

Los populares intentan sacar brillo a la victoria de Illa en Cataluña

El procés ha muerto, o eso es lo que certificaron los ciudadanos de Cataluña con sus votos, pero parece que algunas formaciones políticas tienen cierto interés por alargarlo. Este es el caso del PP, que ha protagonizado una fuerte subida de votos en las elecciones del 12 de mayo pero perdiendo ante su principal rival electoral, el PSOE. Por ello, el mensaje que están difundiendo desde las filas del PP es que el procés sigue vivo, con Pedro Sánchez tejiendo en la sombra un pacto para investir a Puigdemont y defenestrar a Salvador Illa pasadas las elecciones europeas. Una narrativa que roza el género fantástico con la que los populares pretenden rascar unos votos. 

Así lo ha expresado la candidata del PP a las elecciones europeas y portavoz popular en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, asegurando que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pactará tras los comicios europeos de junio con el expresiente de la Generalitat Carles Puigdemont "porque se necesitan mutuamente para sobrevivir". "La supervivencia de Puigdemont es la supervivencia de Pedro Sánchez y lo veremos después de las elecciones europeas", ha indicado Montserrat en una entrevista este miércoles en 'Espejo Público' de Antena 3.

En el mismo sentido se ha pronunciado el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, que considera que Pedro Sánchez, hará presidente de la Generalitat a Carles Puigdemont pero lo "ocultará" hasta después de las elecciones europeas del 9 de junio, la misma negación que, a su juicio, aplicó con los indultos, con la rebaja de la malversación o la amnistía. Tras asegurar que "se sigue riendo de la mayoría de los españoles", ha recalcado que el 'procés' "no ha muerto" porque "el sanchismo lo necesita vivo para subsistir en La Moncloa".

"El primer paso es negar el pacto con Puigdemont. El segundo será empezar a girar para decir que Catalunya merece un Gobierno estable y de diálogo. Y el tercer paso será decir que se accede a la reconciliación total y ésta sólo llegará de mano de la investidura de Puigdemont como presidente de la Generalitat", ha enfatizado, para insistir en que ese tercer paso no lo verán "hasta después de las elecciones europeas".

Sin embargo, parece complicado de creer que el PSOE pudiera renunciar a gobernar en Cataluña con una victoria tan holgada, y con un rival político que no tiene posibilidad de construir una mayoría alternativa. Además, el PSOE ha afirmado a través de varios portavoces que la intención del partido es apostar por la investidura de Illa. Así lo ha expresado el ministro de la Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes, Félix Bolaños, afirmando que Illa es "el único president posible para la Generalitat de Cataluña". La mano derecha de Pedro Sánchez ha indicado que "se ha abierto una nueva etapa en Cataluña", caracterizada por la "prosperidad", el "diálogo", y la apuesta por "ocuparse de lo que importa" a "la gente", además de por los "grandes acuerdos".