Javi López

Javier López: ''El modelo de libertades y bienestar de Europa está en riesgo''

El eurodiputado volverá a liderar la lista de los socialistas catalanes por tercera vez consecutiva

La política ha estado siempre presente en todas las etapas de Javier López, candidato del PSC en las listas del PSOE para las elecciones europeas.

Nació en Madrid, pero creció en Barcelona y ahora por su cargo de como Diputado en el Parlamento Europeo del Grupo de Socialistas y Demócratas por el PSC-PSOE desde 2014 y copresidente de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana desde 2019 vive a caballo entre Barcelona y Bruselas.

Se licenció en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra, y cursó el Máster en “Liderazgo para la gestión política y social” de la UAB. Ha sido profesor visitante de Historia o Debates actuales de la UE en la Universidad Ramon Llull desde 2017 y fué Consejero de Distrito y Portavoz del Grupo Socialista en Les Corts en el Ayuntamiento de Barcelona de 2011 a 2014.

En el Parlamento Europeo ha sido miembro titular de las Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y de la Subcomisión de Seguridad y Defensa, y miembro suplente de la Comisión de Política Exterior. Conoce bien el Pacto Verde Europeo, ha seguido de cerca la acción exterior de la UE y el desarrollo de su autonomía estratégica.

Es miembro de la Presidencia del Partido Socialista Europeo (PES)  y de la Comisión Ejecutiva del PSC  donde ha sido Secretario de Política Europea e Internacional.

En plena campaña electoral ¿en qué se centra el programa de los socialistas en Europa?

En la voluntad de tener más Europa, en reforzar el proyecto europeo. Nuestro análisis de la situación política europea es que existe riesgo, por primera vez en la historia, de que los mecanismos tradicionales de cooperación entre las grandes familias políticas se rompan por un acuerdo estructural entre el Partido Popular y la extrema derecha que espera cosechar un gran resultado este domingo en varios países europeos.

Y nuestro análisis de la realidad es que, si eso sucediera, no solo va a poner en riesgo el modelo de bienestar y libertades europeas, si no que va a impedir la integración europea que Europa necesita para adaptarse a un mundo en cambio. Eso es lo que nosotros queremos.

¿Eso cómo se traduce?

En tener un modelo social europeo protegido por la Unión Europea, Estado de Bienestar, puestos de trabajo de calidad, hacer un pacto verde, una transición ecológica justa, con dimensión social, tener políticas de igualdad de género, feministas, a nivel europeo, hemos dado algunos pasos hacia adelante, y luego una política de crecimiento económica expansiva, que apueste por las inversiones y no por los recortes, como hemos visto durante estos años.

Ha hablado del crecimiento de la extrema derecha. ¿Cuáles cree que son las causas de ese crecimiento?

Creo que hay tres causas que operan en su crecimiento, que no solo ocurre en la Unión Europea. Hemos visto la mutación de los Tories y los Republicanos en Gran Bretaña y en Estados Unidos, y también el aumento de la extrema derecha en toda Latinoamérica.

Uno, se nutre del resentimiento por la desigualdad, gente que no se ve beneficiada o siente que no se ve beneficiada por la globalización y es una forma de gritar en las urnas.

Dos, sabemos que la extrema derecha levanta la mano y dice, frente a los grandes cambios que se están produciendo muy acelerados, que tienen que ver con los roles de géneros, la igualdad, la pérdida de privilegios de uno de los géneros, ante los cambios que se están produciendo en términos de diversidad de nuestras sociedades, los cambios que produce la Agenda Verde, los cambios por la pérdida también del dominio de Occidente en el mundo. Levanta la mano y dice, nosotros somos un freno de mano, si nos votáis vamos a frenar todos estos cambios que nos están provocando mucha ansiedad, mucho miedo. El problema es que ese freno de mano no existe.

Y en tercer lugar, porque también la conversación pública ha cambiado durante los últimos años con las redes sociales, con la estructura de los medios de comunicación tradicionales, existen muchas cajas de resonancia, una conversación pública muy fragmentada, donde la lógica de la disrupción e incluso del entretenimiento tiene mucha repercusión y entonces la extrema derecha en eso se siente muy cómoda. La conjunción de estas tres cosas creo que explican bien el auge de la extrema derecha en el mundo.

Javi López
El auge de la extrema derecha pone en peligro el consenso político en Europa | Catalunya Press

Al mismo tiempo añadiría, tenemos a nuestro partido socialista, uno de los partidos socialistas más eficaces con mayores apoyos electorales en toda Europa, y eso creo que tiene que ver con el acierto en las políticas del gobierno de Pedro Sánchez, partidos socialistas que rondan el 30% en toda Europa. Creo que nosotros acertamos bien en tener una política de redistribución, una política que combina crecimiento económico con oportunidades, mejora del estado del bienestar y que también está acompañando, liderando estos cambios que se están produciendo en el ámbito internacional, en la apuesta por la economía verde, pero pensando en los ciudadanos, en la igualdad de género y una agenda feminista. Así que creo que nosotros somos un buen modelo de éxito también frente a la extrema derecha, que España consiguió frenar en las urnas en el pasado mes de julio.

Y os diría, Vox también tiene sus particularidades frente a la extrema derecha europea, porque Vox es una escisión político-electoral del Partido Popular y se nutre mucho del nacionalcatolicismo, digamos, de una parte de la extrema derecha europea.

Pero la extrema derecha en Europa es diversa ¿no?

También hay diversidad y lógicas diferentes. Pero luego están muy coordinados internacionalmente. Es una de sus particularidades. Que gente que su proyecto históricamente es levantar fronteras luego están realmente muy bien articulados desde el partido republicano, la extrema derecha latinoamericana, Milei y la extrema derecha europea.

¿Qué pasaría si la primera ministra italiana Giorgia Meloni ganara fuerza en Europa?

La señora Meloni ha dicho en los actos de Vox en España que el derecho al aborto es cultura de la muerte o que la única familia es la familia tradicional entre hombres y mujeres. Pues es que ese tipo de ideas entrarán en el puesto de mando en la cocina de Europa.

Eso es lo que está en riesgo. Esta idea de decir que hay una derecha buena y mala, suena un poco a dictadura blanda y dura.

Y además porque la señora Meloni comparte actos electorales con Vox y con Le Pen. Con esta gente quieren construir Europa, la derecha tradicional. La derecha tradicional, que antes era la democracia cristiana europea y que parece que ha dimitido de su función histórica en Europa. Poco tiene que ver lo que hemos hecho con Kohl.

 En el debate electoral de TV3 salió la idea que socialistas y populares votan muchas cosas juntos en Europa. ¿Cómo explicáis esto?

Con la extrema derecha nosotros hacemos cordón sanitario. En Europa los acuerdos son la única forma de hacer avanzar Europa, y eso es positivo. Nosotros llegamos a acuerdos para reforzar el proyecto europeo, aunque tengamos visiones diferentes, entre fuerzas pro-europeas y también llegamos a acuerdos entre las fuerzas progresistas al mismo tiempo.

Todo lo que tiene que ver con la agenda social, la igualdad de género, que tiene que ver con la agenda verde, la sacamos en una mayoría que va desde los liberales a la izquierda, liberales, verdes, socialistas, izquierda, que somos los más relevantes, y luego una mayoría amplia pro-europea, porque tiene que ver con un refuerzo de Europa. Porque la democracia europea no es una democracia mayoritaria, o sea, no es como en un Parlamento Nacional donde existe una mayoría que hace una coalición que pone un gobierno y una minoría que hace oposición.

Europa funciona a través de una democracia consensual, con diferentes opciones, llega a acuerdos y construye mayorías, consensos, institucionales, entre estados y entre familias políticas. La cuestión aquí es que nosotros decimos que este domingo, por primera vez, ese equilibrio se puede romper.

Y la única forma de parar, de poner un dique de contención a la influencia de la extrema derecha en Europa es concentrando el voto en el PSE, que es el único con fuerza, con aliados, con capacidad de influencia en Europa para evitar esa influencia y también para reforzar el proyecto europeo. Nosotros creemos que nuestra papeleta no solo es la papeleta socialista, también es la papeleta europeísta, la única, influyente papeleta europeísta este domingo.

Javi López
Para López las políticas de Bienestar europeas están en peligro | Catalunya Press

Hay un tema que preocupa a la sociedad cada vez más diversa y son los flujos migratorios y la sensación de inseguridad ligado a esto. ¿Cómo veis los socialista esta cuestión y que queréis hacer desde Europa?

En primer lugar, nosotros necesitamos una política migratoria y de asilo europea. Hemos finalmente aprobado el pacto de migración y asilo durante el último mandato. Se realizó el acuerdo final durante la presidencia española de enorme importancia que pone las bases a tener una política de migración y asilo de carácter europeo. No puede ser que compartamos libertad de movimiento en una zona Schengen, espacios Schengen, y al mismo tiempo luego existan 27 fronteras exteriores, 27 políticas de migración y asilo. Hay que regular la migración porque es un hecho,  y compartir la gestión de fronteras para europeizarla y compartir las responsabilidades derivadas del asilo, que es un derecho. Estas tres cosas.

 Y luego, sin voluntad de mezclarlo, necesitamos un espacio donde la seguridad esté garantizada. Vivimos en el continente más seguro del mundo, con mucha diferencia. Dicho esto, la inseguridad es una termita para la democracia. Hay fenómenos, además, que lo vemos en Latinoamérica que nos lo recuerdan. Por eso es tan importante garantizar la seguridad. Además, tenemos procesos cada vez más europeos e internacionales vinculados al crimen organizado y  en donde la coordinación europea es especialmente importante.

La portavoz de ERC para estas elecciones europeas, ha cuestionado la última carta del Presidente Pedro Sánchez a la ciudadanía. ¿Qué opinan de esto?

Primero, que los ciudadanos merecen respeto y que centremos nuestra conversación y nuestros mensajes en cuál es el proyecto que ofrecemos para Europa. Yo creo que algunos centran mensajes sobre otras cosas derivadas de su ausencia absoluta y total de proyecto europeo. Y lo que nosotros expresamos, desde el respeto a la separación de poderes, lo que expresamos es que parece la citación a cinco días de una votación parece una interferencia en la campaña electoral, que existía la norma no escrita por parte del Poder Judicial de no tomar medidas durante las campañas electorales para no interferir en esas campañas electorales con medidas de este tipo y que salta esa norma no escrita por parte del Poder Judicial.Creo que es una obviedad, además de nuestro comentario, y por eso nos provoca mucha extrañeza esa decisión y parece una interferencia.

Sobre el caso no hay absolutamente nada, que lo único que hay es una denuncia de un sindicato de extrema derecha y que cuando además se ha preguntado a la policía hay un informe que se ha hecho público de la UCO, de la Guardia Civil, y dice que no hay absolutamente nada de nada en esta cuestión. Nuestra tranquilidad es absoluta, entonces parece que está hecho con otros objetivos.

Sobre el catalán en Europa. ¿Cuando creen que es posible que el catalán pueda ser lengua oficial en Europa?

Nosotros apoyamos la medida, el gobierno de España y los socialistas tienen un compromiso en este sentido. Creemos que proyectar la diversidad lingüística española en la Unión Europea refuerza nuestro proyecto común.

Al mismo tiempo acerca de los ciudadanos parlantes, tanto de catalán, de gallego, como de vasco, no sólo estamos comprometidos nosotros si no que somos la única gran familia política europea que está comprometida con esto.

Vino nuestro candidato, Schmid, el comisario de empleo y asuntos sociales aquí durante la campaña y en Barcelona apoyó esa petición del gobierno de España. Hay dos peticiones en marcha que son diferentes. Una es la oficialidad del Catalán que requiere de unanimidad del  Consejo Europeo se ha discutido en cuatro ocasiones en el Consejo de Asuntos Generales y existen reticencias básicamente por gobiernos de la derecha y de la extrema derecha, europea o condicionados por la extrema derecha.

Y luego existe la petición del uso en el Pleno del Parlamento Europeo, que es más sencillo y que requiere unanimidad en la Mesa. Actualmente de los 15 miembros de la mesa, 14 vicepresidentes y la presidenta, hay 5 socialistas y los 5 están comprometidos con esta cuestión. Ahora falta ver la correlación de fuerzas y el resultado electoral el domingo, pero quien tiene más capacidad para hacer avanzar esta agenda, como cualquier otra, es quien tiene aliados y fuerza en Europa y esos somos los socialistas.

¿Entonces, será más fácil, quizás, que se hable catalán en las instituciones europeas que sea considerada lengua oficial en Europa?

Sí, porque el procedimiento es diferente. Uno requiere de unanimidad de los estados y el otro requiere una mayoría en la mesa.

Retomando el proyecto verde y sus acuerdos en la lucha contra el cambio climático, ¿Cuáles son las propuestas socialistas en este ámbito? Otros partidos políticos os acusan de no tener propuestas verdes.

 Yo creo que quién afirma eso conoce poco la política europea. La verdad, creo que desconocen los debates europeos y el papel que tienen los socialistas en la Unión Europea. Durante el último mandato hemos aprobado el Pacto Verde Europeo. El Pacto Verde Europeo es la hoja de ruta para la descarbonización de Europa, un proceso masivo de cambio, el más relevante desde la Revolución Industrial, que además en donde está en juego la justicia social, la competitividad del futuro, la autonomía geopolítica, la protección de nuestra agricultura, salud pública y cambio climático.

Pero son muchas otras cosas las que están en juego, en donde tenemos que transformar cuatro cosas. Uno, nuestra vivienda para hacerla más eficiente energéticamente, nuestra industria y nuestra movilidad, para que no requiera de combustibles fósiles y nuestras energías apostando por las energías renovables. Este es el cambio en marcha. Tenemos que hacer esta masiva transición de forma justa, con una dimensión social, protegiendo a los trabajadores, a nuestra industria, a los consumidores y reforzando esta división social. Es lo que nosotros reclamamos, no dejando a nadie atrás. Esa va a ser la clave.

Toda esta gran transformación, quien la lidera, las negociaciones, las mayorías, los acuerdos en Europa, es el Partido Socialista. De hecho, hasta las políticas, porque el artífice de todo esto ha sido el vicepresidente Frans Timmermans, que fue nuestro candidato en las últimas elecciones a presidente de la Comisión Europea y fue el comisario durante buena parte del mandato europeo, vicepresidente y responsable del Pacto Verde Europeo.

Javi López
Los socialistas europeos pueden conseguir que se hable catalán en las instituciones europeas | Catalunya Press

¿Cómo afecta todo esto a Cataluña?

Especialmente afecta a Cataluña y decimos que Europa también tiene que hacer políticas de adaptación, porque el aumento de la temperatura de la Tierra es de 1,2ºC ya en el Mediterráneo. Es de las zonas del planeta más afectadas, hay un 20% más de aumento de la temperatura de la Tierra que el resto del planeta.

La sequía es un ejemplo claro de lo que está provocando. Esto va a a provocar problemas de desertificación, va a provocar problemas de estrés hídrico, va a provocar problemas en términos de gestión de las ciudades, necesidades de climatización. Y a través de Pacto Verde se van a poder canalizar recursos y ayudar en ese proceso de adaptación. O sea, no solo hacer las normas para descarbonizar, si no que también ayuda a Europa a adaptarnos. Y eso es lo que nosotros también reclamamos. Porque es verdad que la adaptación va a ser más complicada para España que para Dinamarca.

Para aquellos que se lo están pensando, que las europeas no les afectan, que  Europa le queda lejos. ¿Qué les dirían a aquellos que dicen que estas elecciones europeas no les afectan, pero que al mismo tiempo ve que realmente Europa influye cada vez más en cada país miembro?

Primero les diría que el modelo de libertades y bienestar que hemos construido en Europa, del que nos hemos beneficiado durante 70 años, está en riesgo. Y hay una amenaza real, concreta, clara, este domingo, y que necesitamos concentrar el voto en el Partido Socialista para evitar esa amenaza y para dar un salto hacia delante, para reforzar el proyecto europeo, para garantizarnos este modelo de bienestar y de libertades.

Y al mismo tiempo diría que Europa es muy cotidiana, que Europa está muy presente en nuestras vidas.

¿Podría poner algunos ejemplos de esa cercanía entre Europa y los ciudadanos europeos?

Claro, por supuesto. Nosotros cuando nos levantamos, primero respiramos. Respiramos un aire que está legislado por la Unión Europea. Los niveles de polución aceptados. Luego abrimos el grifo, los estándares de la calidad del agua de nuestro grifo son estándares europeos. Salimos de casa, subimos a un coche, seguramente las emisiones y la polución que tienen los coches, los límites, estándares de regulación los votamos en el Parlamento Europeo.

Nos vamos a tomar un café. En la cafetería, los derechos que tenemos como consumidor, tienen que estar de acuerdo con la legislación europea. El café probablemente venga de fuera, gracias a un acuerdo comercial de carácter europeo. Abrimos el móvil. Los derechos que tenemos frente a las grandes plataformas digitales es gracias a la legislación europea que además son los únicos que pueden meter mano a las grandes compañías digitales en términos de competencia y privacidad cuando se realizan abusos.

Vamos a nuestro trabajo y es posible que nuestra empresa esté recibiendo, de una forma u otra, hoy fondos de recuperación, fondos Next Generation europeos. Y todo eso es nuestro contacto con Europa y son solo las 9 de la mañana.

Ahora mismo el mundo parece que se está convirtiendo en un lugar donde unos países respetan los derechos humanos y otros no. Gaza centra el foco internacional actualmente. ¿Qué papel creéis que juega Europa en todo este escenario geopolítico?

Vivimos ahora mismo en un escenario de altísima competencia geopolítica, donde los equilibrios construidos a partir del año 45 se han roto en el mundo, con grandes poderes utilizando, no solo dirimiendo conflictos mediante la fuerza, como estamos viendo en Ucrania, si no convirtiendo en un arma casi todo, el comercio, la información, la energía, la instrumentalización de la migración.

Eso está ocurriendo hoy, y en donde además se están produciendo en algunos lugares violaciones flagrantes y sistemáticas del derecho internacional y del derecho humanitario, como es el caso de Gaza. Allí se han provocado decenas de miles de muertos de población civil, se ha utilizado el hambre como un arma de guerra, se ha destruido de forma sistemática cualquier infraestructura civil de un pequeño territorio donde viven dos millones de personas atrapadas.

Nosotros apoyamos el trabajo que ha hecho la Corte Internacional de Justicia. España ha tomado decisiones que son vinculantes, que no se están cumpliendo, con la necesidad de parar las operaciones militares.

España ha sido de los países junto a Bélgica e Irlanda, que ha denunciando lo que está ocurriendo en Gaza a nivel europeo. Porque en Europa existe división sobre esta cuestión, por razones históricas, nacionales, algunos países no están dispuestos o no entienden que no pueden criticar a Israel.

Nosotros hemos sido exigentes, decentes, justos con esta cuestión y además hemos enviado un mensaje muy importante de apoyo a la única solución que creemos viable para ambos países. Dos estados con reconocimiento, un reconocimiento que iniciamos tres países. Noruega, no está la Unión Europea, pero Noruega, Irlanda y España, y ahora se ha sumado Eslovenia.

Quien ha mantenido la dignidad de Europa en el mundo sobre lo que estaba ocurriendo en Gaza y su denuncia de toda Europa han sido principalmente Josep Borrell, António Guterres y Pedro Sánchez. Y eso es muy relevante porque afecta también a la credibilidad del mundo, de Europa frente a todo el mundo.

Existe una posición que afirma que con ese reconocimiento del Estado de Palestina se está dando alas a la acción terrorista perpretada por Hamás en Gaza. ¿Qué opinión tienen sobre esa cuestión?

Me parece un despropósito de análisis. Nosotros fuimos los primeros en denunciar los ataques terroristas desde el 7 de octubre, atrocidades gigantescas, pero estamos a favor de la justicia no de la venganza.

Y no solo eso, si no que creemos que lo que está ocurriendo en Gaza hoy no va a traer más seguridad a Israel. Someter a la población civil, a dos millones de personas a lo que se está sometiendo, eso no va a provocar más seguridad a Israel a largo plazo. Israel merece vivir en paz y seguridad, igual que Palestina y los palestinos. Nada de lo que está ocurriendo allí va a traer más seguridad a Israel.

Javi López
España ha sido valiente en su posición sobre Gaza | Catalunya Press

Sí. Especialmente el Partido Popular Europeo está exportando un debate que concierne a la política nacional. Ellos pueden aprobar o rechazar. Hay una votación y un debate en el seno del Congreso de los Diputados pero saben perfectamente que la ley de amnistía no es ajena al ordenamiento jurídico europeo, a los estándares europeos. Aparece en constituciones de nuestro entorno de forma explícita, se han aprobado en una cincuentena de ocasiones. Me parece muy antipatriótico llevar la oposición al gobierno, sea cual sea, y haga quien lo haga, a la Unión Europea y a Bruselas.

Pero la oposición en España tiene una estrategia de boicot permanente, que me parece muy antipatriótica, al gobierno de España. Pero no con la ley de amnistía, también con los fondos de recuperación, que es el mejor avance y lo mejor que le ha pasado a Europa en la última década, que también intentó boicotear.

En el mes de noviembre tendrán lugar las elecciones de Estados Unidos, ¿Cómo debe prepararse Europa ante un probable triunfo de Donald Trump?

No sabemos qué pasará en las elecciones americanas, ojalá continúe en la Casa Blanca Joe Biden, con el que hemos tenido buenas relaciones, pero lo cierto es que pude ganar Trump o pueden ganar otros Trumps en el futuro en Washington. Y que además Estados Unidos para este siglo ha tomado una serie de decisiones estratégicas como que su prioridad es la contención de China. Nosotros no podemos hacer depender nuestra seguridad de unas elecciones que se producen cada cuatro noviembres en Estados Unidos, tenemos que hacernos cargo de nuestra seguridad y apostar por nuestra autonomía estratégica.

Algunos dicen que tenemos que gastar menos en nuestra seguridad y al mismo tiempo reducir nuestra dependencia de Estados Unidos. Pues a la vez, soplar y sorber no se puede. Hay una parte de la izquierda que te dice eso. Y yo simplemente digo que Europa se tiene que hacer cargo de su seguridad para reducir las dependencias exteriores en un mundo convulso, tensionado de mucha competencia geopolítica.

Y además porque las tensiones han aumentado, a través de lo que ha pasado en Ucrania, con la invasión a gran escala de un país, como no habíamos visto desde la Segunda Guerra Mundial, en suelo europeo.

Los agricultores catalanes protestaron cortando las fronteras con Francia por las políticas de la Unión Europea que dicen que les perjudican y que burocratizan mucho su trabajo, ¿qué posición tienen los socialistas sobre esta cuestión?

Uno, la Unión Europea destina uno de cada tres euros de su presupuesto a la agricultura, en la política agraria común. Es históricamente la partida presupuestaria más grande, con mucha diferencia.

Dos. También hay una cierta oposición proteccionista. Lo vemos Francia frente a los productos españoles, o catalanes.

El sector primario tiene problemas que tienen que ser escuchados. Hay un problema con la burocracia, eso es cierto. También esa burocracia está vinculada a muchos fondos que reciben. Pero tenemos que ser capaces de aliviar la burocracia manteniendo los controles. La burocracia tiene que ver con controlar dinero público que reciben. Pero aliviar la burocracia, y sobre todo, lo que necesitamos es garantizar que la cadena de valor, de la economía primaria, de la agricultura, de la ganadería que se asegure a los productores que reciben un precio justo, que en muchas ocasiones eso no sucede.

Me produce mucho rechazo la instrumentalización que está haciendo la extrema derecha de estas demandas y además convirtiendo también estas demandas, que algunas digamos que son legítimas y hace falta escuchar, y también confrontando el campo con la agenda verde.

Me parece profundamente irresponsable y muy peligroso porque, al fin y al cabo, quien más se ve afectado por el cambio climático son los agricultores, que conocen bien los efectos.

Sin salir del campo, una de las reivindicaciones de la agricultura es que las normas de exigencia de la calidad de la cadena alimentaria son más exigentes dentro de los propios países europeos, pero no tanto en los productos agrícolas de importación. Que no se hacen los mismos controles ni exigencias sanitarias a los países de los que importamos productos agrícolas..

Técnicamente son los mismos. Técnicamente cualquier producto que entre en la Unión sigue las mismas normas que la producción europea. En el caso de que hayan que reforzarse los controles y se deben reforzar si se detectan problemas. Aunque ese argumento también lo usan los agricultores franceses con los productos españoles.

Digamos, ese tipo de discurso siempre se puede escalar. Vemos a menudo agricultores franceses tirando fruta española y catalana en la frontera.  Esos acuerdos comerciales también afectan a nuestras exportaciones. Europa es una gran potencia exportadora y Cataluña hace casi el 25% de las exportaciones de España.

Obviamente, si no tuviéramos esos acuerdos, se vería muy perjudicada nuestra economía.

¿Son acuerdos europeos conectados, la importación y la exportación?

Claro, porque forman parte del mismo marco. Y también sabemos lo que es desconectarte del comercio internacional en la agricultura, porque lo ha hecho un país con el Brexit. Algo que provocó graves problemas de abastecimiento en los supermercados. Eso lo sabemos. Dicho esto, el campo tiene problemas. Hace falta escucharlo. Hace falta garantizar un precio justo, tener controles exigentes para los productos importados, igual que se tienen en los nuestros. Hay que escuchar los problemas que tienen sobre la burocracia. Pero hay que saber acertar en las recetas sobre esto.

A quién dude sobre ir a votar este domingo en las elecciones europeas ¿por qué debe apostar por Europa?

El futuro de Europa, y probablemente no de los próximos cinco años si no de las siguientes décadas estará en su mano en esa papeleta. Un proyecto de paz, prosperidad compartida, libertades, derechos como el proyecto europeo, que hoy está amenazado por la extrema derecha y que además tiene que reforzarse concentrando el voto en la opción socialista, en la papeleta socialista, reforzarse para adaptarse a este mundo en cambio.

En Europa somos el 6% de la población mundial y tenemos el 42% del gasto social del planeta. Ese modelo de bienestar tenemos que protegerlo.