La candidata de la CUP a las elecciones catalanas, Laia Estrada, a la llegada de la sede de su partido para seguir el recuento electoral

Laia Estrada asume el mal resultado de la CUP

Los independentistas obtienen cuatro escaños y salen perdiendo respecto a las últimas elecciones catalanas

**La CUP Evalúa sus Resultados Electorales y Plantea Desafíos Futuros**

Tras las recientes elecciones, la Candidatura de Unidad Popular (CUP) ha expresado su evaluación sobre los resultados obtenidos, marcados por la pérdida de cinco diputados que los llevó de 9 a 4 escaños. La candidata de la CUP, Laia Estrada, reconoció abiertamente los malos resultados de su formación, expresando una actitud de responsabilidad y compromiso frente a los desafíos que enfrenta el partido.

Estrada destacó la importancia de agradecer a los miles de votantes y a la militancia por su apoyo y trabajo durante la campaña electoral. Además, señaló que la CUP se encuentra en una situación de "refundar la situación", lo que implica un proceso de renovación interna y una adaptación a las nuevas realidades políticas y sociales.

Uno de los temas clave abordados por la líder de la CUP fue la entrada de Alianza Catalana y la presencia de una "ola reaccionaria" que, según ella, está atravesando el país. Esto plantea un desafío importante para la CUP y otras fuerzas políticas de izquierda, que deben reflexionar sobre cómo frenar el avance de la extrema derecha y trabajar en conjunto para revertir la situación.

En este sentido, Estrada enfatizó la necesidad de abordar la agenda social y resolver los problemas de las personas trabajadoras en el país. Este compromiso se refleja en la disposición de las cuatro diputadas de la CUP para trabajar desde ahora mismo en impulsar políticas que den respuesta a las necesidades de la mayoría de las personas en Cataluña.

Es importante destacar que estos resultados electorales también han afectado a otros partidos, como Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), liderado por Pere Aragonès, quien también experimentó pérdidas significativas en las elecciones catalanas, perdiendo 13 escaños tras ser el partido de gobierno.