ERC - fuego

Las maniobras en la cúpula de ERC para parar la rebelión

Abogan por el retorno de ex militantes y por enfocarse nuevamente en la causa independentista

La cúpula de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) se enfrenta a una encrucijada tras el revés electoral del pasado domingo, ya que se ven prácticamente obligados a tomar decisiones drásticas para sacar a flote al partido, a pesar de que los líderes defienden la estrategia utilizada en estos últimos años. Ante este panorama, los dirigentes republicanos quieren evitar una crisis interna que pueda desembocar en un congreso de catarsis.

Oriol Junqueras, figura destacada en el partido, ya ha dejado claro que, en caso de relegar a Pere Aragonès, no seguiría su estrategia, por lo que se aleja de la línea negociadora con España que había establecido el president en funciones. 

La ejecutiva de ERC, por su parte, respalda esta postura, manteniendo el calendario orgánico que prevé un congreso para finales de 2024.

Sin embargo, las voces críticas dentro del partido no permanecen en silencio. El Colectivo 1 de Octubre ha exigido un congreso extraordinario y un cambio radical en la estrategia de ERC, incluyendo la posibilidad de romper la alianza con el PSOE.

Esta corriente disconforme señala un malestar generalizado entre los cuadros del partido, quienes perciben una pérdida constante de apoyo ciudadano desde el inicio del ciclo electoral en 2023.

A pesar de sus reclamos, los críticos son conscientes del sólido control ejercido por Junqueras y Marta Rovira. El equipo liderado por Aragonès en el Govern, que había representado un contrapoder, no se opone a las decisiones de la dirección del partido.

El comunicado del Colectivo 1 de Octubre reclaman una convocatoria de un congreso extraordinario para corregir la estrategia, priorizando nuevamente la independencia y la unidad del independentismo.

Una de las críticas más fuertes apunta a la política de pactos con el PSOE, acusando a ERC de "blanquear" a un partido que consideran responsable de la represión en Cataluña.

Para revertir esta situación, abogan por el retorno de ex militantes y por enfocarse nuevamente en la causa independentista.

Mientras tanto, Junqueras ha dirigido un mensaje a la militancia, reafirmando su compromiso con el liderazgo del partido. Sin embargo, evita mencionar la convocatoria de un congreso, dejando en manos de los órganos soberanos de ERC cualquier decisión al respecto.

En medio de este escenario, la dirección de ERC ha concluido que no es momento para congresos exprés, dadas las próximas elecciones europeas y la posibilidad de una repetición electoral en Cataluña. Con un papel central en las negociaciones para formar el nuevo gobierno catalán, el partido pretende mantener su influencia, incluso si su destino a corto plazo parece ser la oposición.