Laia Estrada con un símbolo de energía

Las propuestas de la CUP para conseguir energía verde

Estrada también planteó que la renta básica universal se fije en 900 euros

El candidato de la CUP por la provincia de Tarragona, Sergi Saladié, ha propuesto este viernes desplegar 3,5 millones de placas fotovoltaicas en terrenos ya alterados de la AP-7 a través de una energética pública de la Generalitat, según ha explicado el partido en un comunicado.

"Proponemos desbloquear la parálisis de las renovables con un macroproyecto que sí que necesita el país", ha expresado Saladié en una rueda de prensa en Tarragona, donde ha calificado de imprescindible la propuesta para avanzar en el uso y despliegue de las energías renovables para garantizar el derecho a la energía.

La CUP ha detallado que las superficies de dominio de la AP-7 que son aptos para instalar placas fotovoltaicas suman cerca de 704 hectáreas que, cubiertas de placas solares, supondrían una potencia eléctrica instalada de 1.761 MW, equivalente al 4,4% del consumo eléctrico medio anual de toda Cataluña.

Otras propuestas básicas

Por otro lado, Estrada planteó este jueves que la renta básica universal (RBU) que defiende la formación desde hace años se fije en 900 euros mensuales en Cataluña, una medida que también serviría, dice, para sustituir otras prestaciones actuales como la renta garantizada.

Estrada aseguró que la RBU, que se ingresaría a todos los ciudadanos sin ninguna condición, beneficiaría al 90% de los catalanes, mientras que incrementaría los gravámenes al 10% de las personas con mayores rentas.

Un tramo único del IRPF

Para financiar la renta básica universal, Estrada ha defendido un sistema que sustituya los tramos actuales del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por un único tramo del 49% para todas las personas, aunque ha matizado que hay limitaciones dentro del marco autonómico para desplegar la medida.

En sustitución del tramo único del IRPF, Estrada ha propuesto a corto plazo una RBU "más limitada" que se financie a partir del impuesto de sucesiones, impuesto al patrimonio y gravámenes a rentas superiores a 60.000 euros anuales, eliminando también otras prestaciones sociales de competencia catalana.

Gestión pública del agua

Otra de las medidas que planteó Estrada es crear una empresa pública catalana del agua para garantizar el suministro hídrico a sectores claves como la ganadería y "democratizar" la gestión del agua.

Estrada ha reivindicado que allá donde existen gestoras públicas del agua, sobre todo en el ámbito municipal, las facturas son más bajas, y ha pedido "romper la lógica perversa de usar el agua para que las grandes empresas, sobre todo las turísticas, no paren de hacer negocio".