El edificio del Parlament de Cataluña

Movimientos en Junts+: contactos con ERC para poder investir a Puigdemont

El próximo jueves 30 de mayo se constituye la Mesa del Parlament

Junts per Catalunya (que ha concurrido a las elecciones al Parlament como Junts+) está buscando el apoyo de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para controlar la Mesa del Parlament y intentar la investidura de Carles Puigdemont antes de que el candidato socialista Salvador Illa tenga la oportunidad, según fuentes cercanas a ambos partidos. Puigdemont desea adelantarse a Illa en el turno de investidura, a pesar de no contar con los votos necesarios para ser presidente. Para este intento, necesita el respaldo de los republicanos, quienes no están completamente convencidos de la jugada y además necesitarían la inacción del PSC, algo poco probable dado que los socialistas catalanes también aspiran a la presidencia del Parlament, según explica El Confidencial este miércoles 29 de mayo.

Los herederos de Convergència tendrán con 35 diputados en el Parlament, 7 menos que los 42 del PSC. Si ERC aceptara esta alianza independentista para la constitución de la Mesa del Parlament el próximo 10 de junio, tras las elecciones europeas, sumaría 20 escaños más. El plan que maneja Junts es tener dos miembros de la Mesa para su formación, uno para ERC y otro para los comunes, suficiente para lograr la mayoría en un órgano de siete miembros. Estos son contactos iniciales y no una negociación formal, llevados a cabo con la máxima discreción para no interferir en la campaña de las europeas, según fuentes de ambas formaciones.

Con este movimiento, los de Puigdemont se asegurarían la presidencia del Parlament y, por lo tanto, la capacidad de decidir quién sería el primero en optar a la Presidencia de la Generalitat: en este caso, Puigdemont y no Salvador Illa, quien tendría que esperar su turno. Esto permitiría a Puigdemont ganar protagonismo en el debate de investidura previsto para el 25 de junio, fecha en la que planea regresar a Cataluña con la ley de amnistía ya en vigor.

Se descarta que Puigdemont resulte escogido. Sin embargo, contaría con los votos de ERC (20) y JxCAT (35), y tal vez obtendría los de la CUP (4) y Aliança Catalana (2). En total, sumaría 61, aún lejos de los 68 necesarios para alcanzar la presidencia, pero suficientes para captar la atención mediática durante una semana. ERC desconfía de la propuesta por varias razones.

Los republicanos temen que no sea suficiente votar a Puigdemont primero para luego tener las manos libres para apoyar a Salvador Illa en una segunda votación, prevista alrededor del 25 de agosto. Además, les preocupa que una vez controlada la presidencia del Parlament, JxCAT fuerce un bloqueo inicial y luego provoque una repetición electoral para mediados de octubre, tal como ha sido la intención del líder de Junts desde el principio.