Pere Aragonès

Pere Aragonès anuncia su retirada de la primera línea política

"Ayudaré a facilitar una transición hacia un nuevo presidente de la Generalitat"

El presidente de la Generalitat y candidato de Esquerra Republicana de Catalunya a la reelección, Pere Aragonès, ha anunciado este lunes que ha tomado la decisión de no recoger el acta de diputado, por lo que se aleja de la primera línea política por "responsabilidad con el país y honestidad". 

A pesar de tomar esta decisión, Aragonès ha asegurado que "facilitará una transición hacia un nuevo presidente de la Generalitat", además de ayudar también a hacer "una transición en ERC desde mi rol de coordinador nacional para cerrar un ciclo de malos resultados y abrir uno nuevo de crecimiento". 

Aragonès ha afirmado que inicia una nueva etapa con otro tipo de compromiso: "Lo haré desde otro lugar, ayudando al país y al partido que quiero".

Además, no ha escatimado en elogios hacia su partido, ya que considera que es un proyecto que "siempre ha dado la cara por el país" y que sus 93 años de historia lo avalan para seguir adelante, dejando claro que el partido es mucho más importante que cualquier nombre.

"El futuro que está por construir nos deja en una posición secundaria ante el proyecto que debemos reforzar", puntualizaba.

Los resultados electorales de ERC protagonizaron uno de los descalabros más grandes de estas elecciones, pasando de 33 a 20 diputados en el Parlament de Catalunya, y superado por PSC (42) y Junts+ (35). Es por ello que Aragonès ha aceptado que la ciudadanía haya enviado a los republicanos a la oposición y ha pasado a PSC y Junts la tarea de formar un gobierno, admitiendo además que "han mejorado los resultados". 

Repaso de legislatura

En su despedida, se ha mostrado orgulloso de la legislatura que ha llevado a cabo desde el pasado 21 de mayo de 2021: "No ha sido fácil, pero hemos sentado las bases de un país mejor. Muchas políticas que hemos impulsado serán consideradas como vanguardistas". 

Además, recordaba que su legislatura empezó con "nueve presos políticos, personas exiliadas y centenares de causas políticas", pero que se va de la presidencia "sin presos, con la ley de sedición admitida y con la amnistía a punto de entrar en vigor", aclamaba orgulloso.