Pere Aragonès con una urna enfrente

Pere Aragonès convoca elecciones en Cataluña para el 12 de mayo

Ha convocado elecciones tras el fracaso en los Presupuestos

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha convocado elecciones en Cataluña para el próximo 12 de mayo tras fracasar en la aprobación de los Presupuestos. "Los vetos cruzados entre grupos políticos en el Parlament me impiden acabar la legislatura", ha lamentado el líder de los republicanos.

El líder de ERC ha acusado a los partidos de la oposición de "irresponsables" por no aprobar los presupuestos "más expansivos" que ha habido en Catalunya. 

En una declaración institucional desde el Palau de la Generalitat tras una reunión del Consell Executiu extraordinario, el presidente de la Generalitat ha explicado que el Govern ha retirado el proyecto de ley de medidas fiscales y financieras, conocida como ley de acompañamiento de los Presupuestos, tras el rechazo de las cuentas.

El Govern firmó un pacto presupuestario con el PSC, pero no ha logrado reunir los apoyos suficientes -solo tenía 66 de los 68 votos necesarios-- para sacar las cuentas adelante, después de intentar negociar con los Comuns, Junts y la CUP.

El Parlament ha rechazado los Presupuestos

El pleno del Parlament ha rechazado este miércoles el proyecto de ley de Presupuestos de la Generalitat de 2024, que solo han recibido el apoyo de ERC, PSC-Units y de la diputada no adscrita Cristina Casol --67 de los 68 votos necesarios-- y el voto en contra de Junts, Vox, CUP, Comuns, Cs y PP.

La Cámara catalana ha votado las seis enmiendas a la totalidad a las cuentas de Junts, Vox, CUP, Comuns, Cs y PP, que han prosperado, por lo que decaen así los Presupuestos del Govern para este año.

El Ejecutivo catalán había firmado un acuerdo presupuestario con el PSC y había intentado negociar con Junts, los Comuns y la CUP para recabar los apoyos suficientes, algo que no ha logrado finalmente.

Los 'cupaires' fueron los primeros en descolgarse de una negociación que el Govern ha mantenido viva con los Comuns hasta el último momento, pero que no ha culminado por las discrepancias que tenían por el proyecto del Hard Rock.

Las últimas e intensas reuniones de los equipos negociadores de ambas partes no han servido para desencallar un acuerdo, tampoco el encuentro que el martes mantuvieron el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la líder de los Comuns en el Parlament, Jéssica Albiach.

Mientras los de Albiach querían que Aragonès dijera públicamente que el Hard Rock no se hará, el presidente les dejó claro que es un proyecto que sigue su tramitación y que el Govern no puede frenarlo porque, de lo contrario, lo que harían sería prevaricar.

Las explicaciones de Aragonès no han convencido en ningún momento a los Comuns, a los que el Ejecutivo catalán ha intentado seducir con diversas propuestas, como la de hacer una moratoria del Hard Rock.

Tampoco les ha parecido suficiente que el Govern acepte estudiar una moratoria de los macroproyectos que consuman más de 100 litros de agua por persona mientras haya sequía, tal y como recogía una propuesta de resolución de los de Albiach aprobada en el Parlament.

Los Comuns también han criticado que no se planteara un incremento de la fiscalidad del juego del 10% al 55%, y que Aragonès no se plantara ante los socialistas para frenar el Hard Rock.

El intercambio de reproches entre el Govern y los Comuns ha sido constante en el pleno de totalidad de las cuentas, también con el grupo de Junts.

Fracasa la negociación con Junts

En la negociación con Junts, el escollo ha sido la propuesta de los de Albert Batet de eliminar el impuesto de Sucesiones, algo que el Ejecutivo catalán rechazó desde el primer momento por la pérdida de ingresos que supondría para las arcas de la Generalitat.

El mismo Batet ha emplazado a Aragonès durante el pleno a convocar elecciones si el Parlament le tumbaba los Presupuestos.

Problema con el voto de Lluis Puig

Antes del inicio de la votación en el pleno, el presidente de Cs, Carlos Carrizosa, ha pedido la palabra para explicar que su grupo había presentado una petición de reconsideración del voto telemático del diputado de Junts Lluís Puig, que reside en Bélgica.

Carrizosa ha señalado que el voto de Puig supone, a su juicio, una vulneración del Reglamento de la Cámara, y ha reclamado: "Reconsideren esta cuestión porque es un fraude político, porque va a alterar las mayorías de esta votación sobre la ley de Presupuestos".

La presidenta del Parlament, Anna Erra, ha contestado a Carrizosa que el voto de Puig se contabilizaría "como siempre se ha hecho" pero, tras recibir la petición por escrito de Cs, ha suspendido el pleno para reunir a la Mesa que, finalmente, ha rechazado admitirla a trámite.

Tras el rechazo de la Mesa a la reconsideración de Cs y al reanudarse el pleno, la votación ha tenido que esperar unos instantes a causa de unos problemas técnicos en el sistema informático de la presidenta de la Cámara.