Fotomontaje de Feijóo y Puigdemont en el Congreso

PP y Junts pactan en el Senado con la sombra de la moción de censura a Sánchez

Extraño acercamiento entre los de Puigdemont y los populares en la Cámara Alta

Nuevo acercamiento entre Junts y el PP, mientras planea la sombra de una posible moción de censura contra Pedro Sánchez. El PP ha sacado adelante este miércoles en el Pleno del Senado una iniciativa que pide al Gobierno consensuar un plan de choque para facilitar el acceso de los jóvenes a una vivienda, que ha contado con el apoyo de Junts al aceptar una incorporación al texto para respetar la distribución de competencias de las comunidades en esta materia. Un acuerdo que hace prever que puedan haber más acercamientos. 

Los de Feijóo habían llevado esta iniciativa al Pleno del Senado, que además de pedir un plan de choque, también reclama acabar con "las políticas intervencionistas" de precios de alquiler, incentivar el afloramiento de viviendas vacías al mercado con una deducción en el IRPF u ofrecer seguros de impago para quienes ponen su vivienda en alquiler.

Pero los populares, a pesar de no necesitar los votos, han acabado aceptando dos enmiendas de Junts sobre el respeto al marco competencial de las comunidades autónomas en materia de vivienda, asegurándose de esta manera el apoyo de los tres senadores de la formación de Carles Puigdemont.

Este acercamiento es especialmente relevante cuando esta semana se ha estado hablando de una hipotética moción de censura a Pedro Sánchez pactada entre PP y Junts. Alberto Núñez Feijóo dijo este lunes que de momento no piensa presentar una moción de censura contra el Gobierno de Pedro Sánchez, pero no descartó recurrir a esa "herramienta" en el futuro si se da el "contexto adecuado" y piensan que puede "ser útil en ese contexto".

Y parece que el líder popular ya se ha puesto a trabajar para cambiar este contexto que de momento no le es favorable, intentando atar el apoyo de los de Puigdemont con una concesión en la Cámara Alta. Una muestra de cariño que podría significar un aviso a navegantes, recordando a los socialistas que Junts y PP comparten modelos económicos, y que si se rompiera el veto bidireccional el apoyo natural de los posconvergentes iría, otra vez, hacia las filas del PP.