El expresidente de la Generalitat, Artur Mas

La propuesta de Artur Mas en el caso de que hubiera repetición electoral en Cataluña

Las negociaciones para la investidura siguen adelante

La próxima cita electoral para los catalanes serán las elecciones al Parlamento Europeo del próximo domingo 9 de junio... aunque Artur Mas estaría pensando también en una hipotética repetición de los comicios al Parlament de Cataluña, tras los resultados del pasado domingo 12 de mayo.

Y es que el expresidente de la Generalitat ha planteado que los partidos independentistas se unan en una "plataforma electoral conjunta" en caso de producirse una repetición electoral en Cataluña.

Así lo ha dicho en un artículo de opinión publicado este viernes 31 de mayo en el diario Ara, en el que sostiene que, de este modo, los partidos independentistas "quedarían claramente primeros" y, entonces, podrían exigir al PSC que facilitasen una investidura.

Ha opinado que tras los resultados de las elecciones catalanas, los dos escenarios más probables son que el candidato socialista, Salvador Illa, sea investido presidente y forme un Govern en minoría o celebrar unas nuevas elecciones, ante las que advierte de que si se hacen con los mismos parámetros, el resultado será el mismo y "se habrá perdido tiempo y dinero".

"La abstención, ya bastante elevada, puede crecer; Aliança Catalana puede sumar algún diputado más, y el bloque independentista puede quedar más debilitado. Todo, mal negocio", ha argumentado.

Por ello, ha hecho este llamamiento a la unión de los partidos independentistas, a los que ha pedido que: "si finalmente el escenario aboca a repetir las elecciones, cambiad el tablero de juego, encajad las piezas del rompecabezas y ganad".

Lejos de la primera fila política desde 2018

Mas se alejó definitivamente de la primera línea política en enero de 2018, cuando dejó el cargo de presidente del PDeCAT, considerado el sucesor político de Convergència.

En los últimos años Mas ha ido modificando su postura al respecto de una posible independencia de Cataluña; en 2006, cuando el Estatuto de Autonomía pasó por el Congreso, se reconoció como nacionalista "tolerante y moderno" pero integrado en el conjunto de España.

Más recientemente, tras la sentencia del Tribunal Constitucional en 2010 que declaró varios artículos del Estatuto inconstitucionales, se declaró partidario del derecho de Cataluña a decidir su futuro, que es en definitiva, según sus palabras, "el derecho de todo pueblo hacia la autodeterminación"