La bandera de Kosovo, en la capital, Pristina

PSOE y PP votarán en contra de la entrada de Kosovo en el Consejo de Europa

España sigue sin reconocer la independencia de esta antigua provincia serbia, efectuada en 2008

Los representantes del PSOE y el PP en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) votarán el próximo martes en contra de que Kosovo entre en esta organización paneuropea integrada por 46 países, según han confirmado a Europa Press fuentes socialistas y 'populares'.

Tanto los cinco parlamentarios socialistas como los tres del PP van a rechazar el acceso de la antigua provincia serbia, cuya independencia sigue sin haber reconocido a día de hoy España pese a que se produjo en 2008.

"Votaremos que no porque seguimos manteniendo el mismo criterio" respecto a Kosovo, explican fuentes del PSOE, que consideran que ahora no es el momento de que se produzca su entrada en el Consejo de Europa puesto que puede "abrir espacios de confrontación" dado que entre los 46 estados miembro hay varios que no reconocen, igual que España.

Tampoco hay cambio respecto a la postura que ha venido defendiendo el PP desde que se produjeron los hechos en 2008 y que se mantuvo durante el Gobierno de Mariano Rajoy de no reconocimiento a la independencia de Kosovo, trasladan fuentes del PP, confirmando que votarán en contra y admitiendo que "no es un buen precedente" que finalmente este territorio sea miembro del Consejo de Europa.

La Asamblea Parlamentaria celebra el martes un debate en el que deberá decidir si remite la decisión de la entrada de Kosovo al Comité de Ministros, máximo órgano de la organización, de cara a su reunión de mediados de mayo en Reykiavik. Precisamente, había sido esta institución la que había solicitado hace un año a la APCE que se pronunciara al respecto después de que Kosovo presentara formalmente su solicitud de adhesión el 12 de mayo pasado.

A priori, la petición kosovar no debería tener ningún problema para superar el trámite en la Asamblea Parlamentaria, pese al rechazo de los ocho representantes de PSOE y PP --España cuenta con un total de doce parlamentarios en la APCE--, ya que hay una amplia mayoría cuyos países reconocen a Kosovo y votarán a favor.

Votación en el comité de ministros

Tampoco en el Comité de Ministros, donde hace falta el voto favorable de dos tercios de sus 46 estados miembro --Rusia salió tras la invasión de Ucrania--, es decir, 31 países. Fuentes diplomáticas explican a Europa Press que el Gobierno "mantiene su postura de no reconocimiento", dando a entender así que cuando llegue el momento el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, votará en contra.

Además de España, Grecia, Chipre, Eslovaquía y Rumanía tampoco han reconocido como Estado a Kosovo, al igual que Serbia, que ha amenazado con abandonar el Consejo de Europa si se produce la entrada de su antigua provincia, que proclamó de forma unilateral su independencia el 17 de febrero de 2008. La lista de estados miembro del Consejo de Europa que no reconocen a Kosovo la completan Armenia, Azerbaiyán, Bosnia, Georgia, Moldavia y Ucrania.

No obstante, pese a que doce de los 46 miembros no reconocen a Kosovo, no todos votaron en contra de remitir su solicitud de membresía a la APCE el año pasado. Así, España, al igual que Serbia, Azerbaiyán, Chipre, Georgia y Rumanía, votaron en contra, mientras que Grecia, Eslovaquia, Ucrania, Moldavia y Bosnia se abstuvieron. Armenia no participó en dicha votación mientras que Hungría, que sí reconoce, votó en contra.

El debate del próximo martes se produce después de que el pasado 27 de marzo el comité sobre Asuntos Políticos y Democracia de la APCE recomendara la entrada de Kosovo como miembro del Consejo de Europa en base al informe elaborado por la parlamentaria griega Dora Bakoyannis (PPE).

Argumentos a favor de la adhesión

En él, se esgrime que la entrada de la antigua provincia serbia "llevaría al fortalecimiento de los estándares de Derechos Humanos garantizando acceso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para todos aquellos que están bajo la jurisdicción de Kosovo".

El texto, que ahora deberán refrendar los 620 miembros de la Asamblea, reconoce "las circunstancias sin precedentes" del caso, dado que varios miembros del Consejo de Europa "no reconocen a Kosovo como Estado". En este sentido, se apuesta por "diplomacia, diálogo y compromiso" con vistas a garantizar que la eventual entrada "no cree una fractura en la unidad de los Estados miembro del Consejo de Europa".

Asimismo, si el informe sale adelante sin enmiendas, se invita al Comité de Ministros a que garantice que la entrada se produce "sin perjuicio para las posturas de los Estados miembro en lo relativo a la categoría de Estado de Kosovo".

También se le pide que garantice que al margen de la postura que defiendan en esta cuestión, los Estados miembro "respeten la decisión adoptada por el Comité de Ministros y colaboren de forma sincera y efectiva en su aplicación, garantizando el regular funcionamiento de las instituciones, órganos y mecanismos del Consejo de Europa".

Desde su independencia, Kosovo ha conseguido entrar a formar parte de varias organizaciones internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Comité Olímpico Internacional (COI), pero sigue sin ser miembro de la ONU porque aunque Estados Unidos, Francia y Reino Unido sí que le reconocen, Rusia y China no lo hacen y tienen poder de veto.

Kosovo fracasó en 2015 en su intento de entrar en la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) al no conseguir obtener la mayoría de dos tercios de los votos a su favor. Su solicitud recibió el respaldo de 92 países, frente a los 95 votos necesarios, mientras que 50 países votaron en contra, entre ellos España, y 29 se abstuvieron.

El último país que entró en el Consejo de Europa fue Montenegro, en 2007. Podgorica presentó su solicitud en junio de 2006 y, tras la opinión favorable de la Asamblea Parlamentaria en abril de 2007, su entrada efectiva se produjo el 11 de mayo de ese año tras ser validada por el Comité de Ministros.