Elda Mata Miró-Sans, la presidenta de SCC

SCC considera que la amnistía significa ''el sometimiento a una minoría hispanófoba''

La entidad ha emitido un comunicado tras la aprobación del texto en el Congreso

"Día infausto para la democracia". Con esta reflexión empieza el comunicado que ha emitido Societat Civil Catalana (SCC), uno de los actores que se ha manifestado públicamente tras la aprobación de la Ley de Amnistía, algo que ha ocurrido el mediodía de este jueves 30 de mayo en el Congreso de los Diputados, tras haber recibido la ley 177 votos a favro por los 172 en contra.

La entidad lamenta que esta legislación es "el sometimiento a una minoría hispanófoba y supremacista" que asegura que se ha producido con la aprobación definitiva de la ley por parte de la Cámara Baja.

En un comunicado, la entidad ha asegurado que esta ley se ha negociado "de espaldas al pueblo español, del que emanan los poderes del Estado y en quien reside la soberanía nacional", y ha añadido que confían en la justicia española y europea, que tendrá la última palabra, a su juicio.

"El Gobierno y sus socios negociaron, y hoy han consumado, el atropello al Estado democrático de derecho", ha criticado SCC, que ha sostenido que esta nueva norma supone una derogación del principio de igualdad ante la ley.

SCC acompaña su publación en X con un vídeo de unos 2 minutos de duración.

Borrar delitos es "una traición a la democracia"

Esta entidad ha sido una de las más activas en denunciar y mostrar su rechazo a la aprobación de la ley. De hecho, a mediados de marzo, cuando empezó su tramitación, ya habían emitido otro comunicado en el que aseguraban que "borrar delitos y conceder impunidad a condenados y prófugos es una traición a la democracia".

SCC denuncia que "para amnistiar a los responsables de la insurrección de 2017, la mayoría del Legislativo ha ignorado la división de poderes" y termina asegurando que "en un momento gravísimo de nuestra historia, SCC se compromete a mantener la batalla en los Tribunales, en la calle y en Europa para que el terrorismo, la malversación, la traición y la sedición sigan siendo lo que siempre han sido: gravísimos delitos sobre los que no es posible pasar página. Solo cabe rendir cuentas ante la Justicia".