La tensión entre los gobiernos está alcanzando puntos altísimos

La tensión sube: Albares anuncia la retirada de la embajadora española en Argentina

El ministro lo justifica porque Javier Milei no se ha disculpado por sus declaraciones sobre Begoña Gómez

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha anunciado la retirada definitiva de la embajadora española en Buenos Aires, María Jesús Alonso, ante la ausencia de disculpas por parte del presidente de Argentina, Javier Milei.

De este modo, el Gobierno de España da un paso más en su respuesta a las declaraciones del mandatario argentino, quien tildó de "corrupta" a Begoña Gómez, la mujer del presidente, Pedro Sánchez.

Albares anunció, el pasado domingo 19 de mayo, la llamada a consultas de la embajadora española y el lunes convocó en Exteriores al embajador argentino, Roberto Bosch, para exigir una disculpa pública de Milei, quien en las últimas horas lo ha descartado y se ha reafirmado en sus palabras.

Las anteriores crisis diplomáticas entre España y Argentina

Esta no es la primera crisis diplomática entre ambos países. Una de las crisis más importantes entre España y Argentina ocurrió en 2012, cuando el gobierno argentino, bajo la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, decidió nacionalizar la empresa petrolera YPF, que era una filial de la española Repsol. Esta medida fue vista por España como una expropiación injusta y arbitraria.

El gobierno español expresó su profunda indignación y consideró la acción como una violación de los derechos de propiedad de Repsol. La disputa llevó a un enfriamiento significativo de las relaciones bilaterales y a una serie de negociaciones para resolver la compensación a Repsol.

En 2013, las relaciones entre España y Argentina se tensaron nuevamente cuando Cristina Fernández de Kirchner acusó al gobierno español de ser "cómplice" de un intento de golpe de estado en Venezuela, liderado por Leopoldo López.

Estas acusaciones, realizadas en un contexto de alta polarización política en Venezuela, añadieron fricciones a las ya complicadas relaciones bilaterales. España respondió con firmeza, negando cualquier implicación y criticando las declaraciones de la presidenta argentina.

Las Islas Malvinas (Falkland Islands) también han sido un punto de tensión en las relaciones entre Argentina y España. Aunque España ha mostrado apoyo histórico a la posición argentina sobre la soberanía de las Malvinas, la falta de acciones concretas y la ambigüedad en algunas declaraciones diplomáticas han causado descontento en Argentina. Este tema, aunque no siempre visible, ha influido en la percepción mutua y en la dinámica de la política exterior entre los dos países.