La ministra y vicepresidenta tercera, Teresa Ribera

La vicepresidenta Ribera exige al PP que ''baje el pistón de la crispación''

La titular de Transición Ecológica ha participado en un desayuno informativo organizado por Europa Press este miércoles 3 de abril

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha instado al PP a que "baje el pistón" de la crispación y se dedique a ejercer "responsablemente" la oposición, a la vez que ha lamentado el riesgo que supone el actual ambiente de "insultos, insidias y mentiras permanentes".

"Me gustaría ver sobre esta especie de guerra sucia contra el Gobierno cuando no gobierna el Partido Popular, pues que se baje el pistón", ha aseverado la vicepresidenta en una desayuno informativo organizado por Europa Press al ser preguntada por el actual clima de crispación instalada en la política, del cual se ha mostrado apenada.

Por ello, ha llamado al PP a que enfríe la cabeza y se dedique a "ejercer responsablemente la oposición", lo que incluye "participar en la configuración de los órganos constitucionales", porque es "escandaloso" que no acepten "las reglas del juego" y no hayan renovado aún el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En su opinión, los de Alberto Núñez Feijóo juegan al insulto y a "sembrar dudas frente" la legitimidad del Gobierno de España, lo que "no hace sino destrozar un espacio de convivencia" así como "distraer la visión y la energía política en torno a ese tipo de foros". Además, ha advertido de que en un ambiente de "insidias y mentiras permanentes" hay un "riesgo enorme" de perder el foco y desviar la atención sobre temas que "sí son importantes".

"Tengo la impresión de que lo que quiere y desea la inmensa mayoría de los ciudadanos es que sus gobernantes encuentren soluciones a sus problemas", ha proseguido Ribera, congratulándose de las "estupendas cosas" que tiene España y de las que no disfruta lo suficiente la ciudadanía española como la situación del empleo, las energías renovables o que nuestro país tenga poder de influencia en la Unión Europea.

Por otra parte, Ribera ha admitido que la campaña de las elecciones autonómicas y municipales del pasado 18 de mayo hizo ver al PSOE que la ciudadanía atendía a la "lista de insultos" y de "mentiras" que la oposición vertía sobre el Gobierno y que desde entonces intentan defenderse.

"Llega un momento, y esto fue crítico en las elecciones municipales de mayo, que dices: los parámetros objetivos van bien, los parámetros económicos van bien, la gestión ha sido impecable, la situación ha sido supercrítica y, sin embargo, no hemos reaccionado a todos estos insultos y la gente puede habérselos creído", ha apuntado la vicepresidenta.

Por este motivo, sostiene la ministra, han deducido que "a lo mejor hay que explicar que es mentira" y que "ya está bien" de insultos, si bien ha admitido que "es mucho más cómodo" trabajar desde el debate y las propuestas concretas y no sobre descalificaciones.