Una joven observa la exposición 'Obrint Portes'

Arte hecho por jóvenes pacientes de cáncer: 'Obrint Portes' llega a la Vall d'Hebron

Se puede ver en el vestíbulo del Hospital Infantil

La muestra Obrint Portes, compuesta por piezas artísticas creadas por pacientes adolescentes del Servicio de Oncología y Hematología Pediátricas del Hospital Universitario Vall d’Hebron, ha sido trasladada del Museo Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) al vestíbulo del Hospital Infantil Vall d’Hebron. Esta exposición busca explorar el potencial del arte como herramienta terapéutica y es parte del programa Artes en Salud del MNAC y el Institut Català de la Salut (ICS). El objetivo del proyecto es mejorar el bienestar emocional y la socialización de los adolescentes que han enfrentado o están enfrentando un proceso oncológico, así como investigar los efectos del arte en su salud mental y emocional.

El Dr. Albert Salazar, gerente del Hospital Universitario Vall d’Hebron, expresó su emoción al ver las obras creadas por los jóvenes, destacando la importancia espiritual del arte como herramienta para abrir mentes y corazones, conectarnos y generar cambios. El proyecto Obrint Portes se dirigió a pacientes oncológicos de 12 a 17 años y sus familias, con la intención de mejorar su bienestar emocional y fomentar la socialización. Anna Saló, psicooncóloga de Vall d’Hebron e investigadora principal del proyecto, junto con el equipo del MNAC, trabajó en el desarrollo de esta iniciativa, que ha recibido una respuesta positiva de los participantes.

Durante tres meses, los adolescentes y sus familias asistieron a sesiones en el MNAC para crear una obra artística: una puerta. Esta elección se debió a la carga simbólica de la puerta, que puede representar diversos conceptos como seguridad, privacidad y esperanza. A través del proceso creativo, los jóvenes exploraron y expresaron sus emociones, con el apoyo de los equipos técnicos del museo. Según las primeras evaluaciones, los participantes informaron sentirse más relajados, alegres, y con mayor confianza en sí mismos.

La exposición en el vestíbulo del hospital no solo muestra las obras terminadas, sino que también incluye códigos QR que permiten a los visitantes descubrir el proceso creativo detrás de cada puerta y conocer más sobre los artistas adolescentes. Esta iniciativa también ha involucrado a las familias, quienes participaron en sesiones de "Tardes de Arte" para compartir sus experiencias y fortalecer los lazos comunitarios.

El proyecto se enmarca en un estudio de investigación que busca evaluar el impacto del arte en la salud de los participantes, con la esperanza de identificar nuevas herramientas terapéuticas basadas en el arte. Aunque existen pocos estudios sobre los efectos del arte en pacientes oncológicos pediátricos, se sabe que actividades como escuchar música y pintar pueden tener beneficios significativos para la salud mental y emocional. Anna Saló destaca que los adolescentes con cáncer tienen un mayor riesgo de sufrir malestar emocional y aislamiento social, y este proyecto podría ofrecer una intervención valiosa para mitigar estos problemas.

Esta colaboración entre el MNAC y Vall d’Hebron ha sido posible gracias a la financiación obtenida de la subasta de las botas con las que Leo Messi marcó su gol número 644 con el FC Barcelona, superando el récord de Pelé. La subasta, realizada en Christie’s, recaudó 140,000 euros, permitiendo la continuación y expansión de proyectos que integren el arte en la salud de los pacientes.