Ejemplar de oso pardo en el Pirineo

Avistan osos en el Pirineo, y entidades ambientalistas dicen que no es excepcional

Han trascendido vídeos en las redes sociales

La Fundación Oso Pardo y la entidad Depana han valorado este lunes que el avistamiento de osos no es excepcional en el Pirineo, ante varios vídeos "alarmistas" que han circulado en los últimos días en redes sociales, y han remarcado que ese animal se suele hacer ver más durante los meses de primavera.

En un comunicado, ambas organizaciones han asegurado que, en un vídeo que ha circulado en redes sociales recientemente, se puede observar un oso joven e inexperto, separado de su madre y que muestra curiosidad sobre sus "vecinos", sin que se aprecie muestras de agresividad.

Las entidades han lamentado que el sindicato agrario Unió de Pagesos y una parte del sector ganadero haya convocado una manifestación este lunes ante la presencia de osos en montaña, una actitud que han tildado de "demagógica" y que muestra, dicen, falta de interés para mejorar la convivencia con el oso en el Pirineo.

Han matizado que la conservación del oso y su impacto en otros sectores es un tema que hay que trabajar y no se puede descuidar, pero han subrayado que la siniestralidad se ha reducido por las acciones tomadas por el Govern.

También han valorado que la desaparición de la ganadería extensiva en montañas catalanas es un hecho que avanza con o sin oso, y han añadido que el primer sector sufre de otros problemas mayores como la falta de renovación generacional o la falta de apoyo para comercializar sus productos.

El motivo de la presencia del oso pardo en el Pirineo

Los osos pardos, una especie emblemática y crucial para el equilibrio ecológico, han sido reintroducidos con éxito en los Pirineos después de su extinción en la región en el siglo XX. Este proyecto de reintroducción ha sido una colaboración entre España y Francia, con el objetivo de restaurar un componente vital del ecosistema pirenaico.

El hábitat natural de los osos pardos se extiende por una variedad de entornos, desde bosques densos hasta praderas alpinas. En los Pirineos, prefieren áreas con una combinación de bosques, pastizales y zonas rocosas, donde pueden encontrar alimento y refugio adecuados. La presencia de ríos y arroyos también es importante para su supervivencia, ya que los osos pardos son buenos pescadores y pueden obtener parte de su dieta de peces.

El comportamiento de los osos pardos

Los osos pardos son generalmente solitarios y territoriales, con un área de hogar que puede variar desde unos pocos kilómetros cuadrados hasta cientos, dependiendo de la disponibilidad de recursos. Son omnívoros, lo que significa que se alimentan de una amplia variedad de alimentos, incluyendo frutas, bayas, raíces, insectos, peces y pequeños mamíferos. Aunque pueden ser activos durante el día, tienden a ser más activos al amanecer y al anochecer, evitando el calor del mediodía.

Los osos pardos suelen evitar el contacto con los humanos y rara vez representan una amenaza para las personas si se les da su espacio y se respeta su comportamiento natural. Sin embargo, como con cualquier animal salvaje, es importante mantener una distancia segura y no acercarse demasiado a ellos, especialmente si se trata de una hembra con crías.

En general, los encuentros con osos pardos en la naturaleza son raros, y seguir las precauciones recomendadas por las autoridades locales puede ayudar a garantizar la seguridad tanto de los osos como de las personas.