Vista del pantano de Sau, a 22 de enero de 2024, en Barcelona, Catalunya

Continúa creciendo el nivel del agua en los embalses del Ter-Llobregat: ya roza el 28%

Las cuencas internas catalanas también han aumentado

Los embalses del sistema Ter-Llobregat, que abastecen a Barcelona y su área metropolitana y a Girona y su entorno, siguen aumentando su capacidad y este viernes rozan ya el 28%, con un 27,66%, frente al 26,3% del viernes de la semana pasada.

Se trata de la última actualización del estado de los embalses de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA), consultado por CatalunyaPress, que muestra que los embalses de este sistema han llegado a los 169,28 hectómetros cúbicos de agua, y este aumento se debe a las lluvias registradas en Catalunya en los últimos días.

Barcelona sale de la fase de emergencia por sequía

El Ayuntamiento de Barcelona ha cambiado la fase del protocolo por la situación de sequía de emergencia a excepcionalidad, de acuerdo con la decisión de la Agència Catalana de l'Aigua (ACA) de decretar la excepcionalidad hidrológica del sistema Ter-Llobregat, que abastece a la ciudad.

A partir de este lunes se aplican las restricciones correspondientes a esta nueva fase, en la que no habrá afectación del abastecimiento de agua potable a la población, informa el Consistorio en un comunicado.

No se prevé afectación porque el decreto limita la dotación de agua en alta a 230 litros por habitante y día a los municipios afectados y Barcelona se sitúa actualmente a 157 litros por habitante y día.

¿Cómo cambian las restricciones?

En la fase de excepcionalidad se continuará sin regar los parques y los jardines de la ciudad, pero sí se retomará el riego de supervivencia en horario nocturno con agua potable del arbolado y plantas arbustivas.

Además, se mantendrá el dispositivo de riego con agua freática en turno de mañana que permite ampliar la capacidad de riego en toda la ciudad, y con este dispositivo se llega a un ahorro de en torno al 50% de agua potable que se usa para el riego en toda la ciudad.

Se garantiza la plantación de arbustos y árboles en las obras de urbanización de las calles que incorporan un sistema de riego gota a gota o con agua freática, y en los huertos urbanos (tanto públicos como privados) se permite el riego de supervivencia.

Las piscinas municipales se mantendrán abiertas porque todas disponen de sistema de recirculación del agua, "condición indispensable para su llenado con el mínimo de agua necesario", subraya el Ayuntamiento.

Se mantendrán los planes de ahorro de agua puestos en marcha en los centros deportivos municipales y el Consistorio incluirá las piscinas municipales como refugio climático este verano, aplicando los precios públicos correspondientes a cada instalación.

Se limpiarán las calles con agua freática y queda prohibida la limpieza con agua potable de calles, alcantarillado, pavimentos, fachadas y similares, tanto públicos como particulares, salvo si la limpieza se realiza por riesgo sanitario o por riesgo a la seguridad vial, y los manantiales de las fuentes ornamentales se mantienen cerrados en esta fase.