Etiqueta B Catalunya

¿Cuándo se prohibirán los coches con etiqueta B en Cataluña?

En Cataluña, se está gestando un plan ambicioso para abordar la contaminación del aire de manera integral

Las etiquetas medioambientales emitidas por la Dirección General de Tráfico (DGT) han sido un instrumento crucial en la lucha contra la contaminación en las grandes urbes españolas.

Ciudades como Barcelona y Madrid han implementado restricciones de circulación basadas en estas etiquetas, con el objetivo de reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire en sus áreas urbanas.

En Madrid, las restricciones se han vuelto progresivamente más estrictas, llegando al punto en el que se prevé que, para el próximo año, ningún vehículo sin etiqueta podrá circular por el municipio, independientemente de si su propietario es residente en la ciudad o no.

Además, el Gobierno central ha establecido la obligatoriedad de contar con zonas de bajas emisiones en todas las ciudades con más de 50.000 habitantes, una medida que aún no ha sido completamente adoptada por muchos municipios.

A pesar de la desinformación que ha circulado respecto a la prohibición de circulación para vehículos con etiqueta B en las zonas de bajas emisiones, esta medida aún no se ha implementado de manera generalizada.

Sin embargo, en ciudades como Madrid y Barcelona, se han establecido requisitos adicionales para circular dentro de estas áreas, como la obligación de estacionar en aparcamientos públicos o privados.

¿Cómo afecta la medida en Cataluña?

En Cataluña, se está gestando un plan ambicioso para abordar la contaminación del aire de manera integral.

El Govern está finalizando la aprobación de un plan de calidad del aire que pretende establecer criterios homogéneos para todas las zonas de bajas emisiones en la región.

Se plantea una hoja de ruta que diferencie las ciudades según su tamaño poblacional, con el objetivo de prohibir progresivamente la circulación de vehículos con etiqueta B en estas zonas.

Según este plan, a partir del 1 de enero de 2026, las ciudades catalanas con más de 50.000 habitantes deberán vetar la circulación de vehículos con etiqueta B durante episodios de alta contaminación, y desde el 1 de enero de 2028, esta prohibición se extenderá a las zonas de bajas emisiones en su totalidad.

Para los municipios más pequeños, las restricciones serán menos severas, pero igualmente significativas.

Este enfoque marca un hito en la lucha contra la contaminación en España, pero también plantea desafíos logísticos y sociales.

Los municipios deberán delimitar sus zonas de bajas emisiones y considerar excepciones para sectores como el transporte y personas de bajos recursos.

La efectividad de estas medidas dependerá en gran medida de la implementación a nivel local y del compromiso de todas las partes involucradas.

En última instancia, el éxito de estos planes radicará en la capacidad de las ciudades para adaptarse y en la voluntad política de seguir adelante con medidas audaces para preservar el medio ambiente y la salud pública.

Cataluña se posiciona así a la vanguardia en la búsqueda de soluciones innovadoras para enfrentar uno de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo: la crisis climática.