La sede de la Audiencia de Barcelona

La defensa del librero ultra Pedro Varela: ''El público debe poder escoger''

Ha comparecido este martes 14 de mayo en la Audiencia de Barcelona

El librero nazi Pedro Varela se ha defendido en el juicio en el que está acusado de difundir discurso de odio con la edición y venta de libros de temática nacionalsocialista que distribuía por internet y en la Librería Europa de Barcelona. "Tienes que plantear la posibilidad de que el público pueda escoger títulos y temáticas que no va a encontrar en otro lugar", ha dicho.

El juicio a Varela y cuatro responsables más de la librería (cerrada cautelarmente por esta causa) ha empezado este martes en la Audiencia de Barcelona, y según las acusaciones Varela, dueño del local, era el "máximo responsable" de la asociación que la gestionaba y por la que reclaman condenarlo a 12 años de cárcel por delitos contra los derechos fundamentales, organización criminal y asociación ilícita.

Varela ya ha sido condenado tres veces (una en Austria) por difusión de ideas nazis y justificar el genocidio, y en este juicio está acusado por los libros que vendió y presentaciones que organizó a partir de 2012, la última sentencia sobre él.

Ha justificado que los clientes que compraban "ciertos libros" tenían que rellenar un formulario, comprometiéndose a no utilizar para promocionar el odio, sino con fines académicos o para documentarse, con los que la librería pretendía blindarse ante la ley.

Varela ha aprovechado su declaración, en la que ha contestado solo a su defensa, para poner en duda la claridad de la normativa sobre publicaciones prohibidas en España porque a diferencia de otros países no hay una lista concreta de títulos, lo que "supone un gasto tremendo" al editor.

Condenas anteriores

Varela tiene una condena anterior de prisión en Austria por difundir ideas nazis y en España también ha sido condenado en 2008 y 2012, y ha cumplido pena de prisión por difusión de ideas que justifican el genocidio.

Desde que salió, "ha venido realizando idéntica actividad de forma ininterrumpida, editando, distribuyendo y vendiendo los mismos libros por cuya difusión pública fue condenado en dos ocasiones", y según el fiscal incluso ha perfeccionado la estructura para hacerlo con la asociación y la librería, de la que recuerda nunca ha tenido licencia municipal para actividad comercial.