Calor emoji

España se coloca como el país con más mortalidad por culpa del calor

España registra 39,9 muertes adicionales por cada 100.000 habitantes

España lidera el aumento de la mortalidad por calor en Europa en este siglo, según un estudio reciente. El informe, elaborado por 69 investigadores y publicado en la revista 'The Lancet Public Health', analiza 42 indicadores sobre la relación entre el cambio climático y la salud en Europa.

Los datos revelan un incremento significativo en las muertes relacionadas con el calor en la mayoría de los países europeos. Por ejemplo, España registra un aumento notable, con 39,9 muertes adicionales por cada 100.000 habitantes entre los períodos analizados.

Esta tendencia al alza se observa en el 94% de las 823 regiones estudiadas, afectando de manera desproporcionada a las mujeres.

El informe también destaca un índice de vulnerabilidad al calor, que muestra un aumento del 9% en Europa entre 1990 y 2022, especialmente en el sur del continente.

Además, se señala un incremento del 41% en el número de días de olas de calor en Europa, con impactos significativos en regiones como el sur de España, Grecia y algunos países del este.

Rachel Lowe, directora de 'The Lancet Countdown' en Europa, enfatiza que el cambio climático ya está teniendo graves repercusiones en la salud de las personas en toda Europa.

Lowe insta a tomar medidas urgentes para abordar estos impactos negativos en la salud, que van más allá de las muertes relacionadas con el calor e incluyen enfermedades infecciosas emergentes, inseguridad alimentaria y problemas de agua.

El informe también aborda el estrés térmico, señalando un aumento en las horas de riesgo para la actividad física, lo que puede contribuir a un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles.

Además, se resalta la disparidad geográfica en los impactos del cambio climático, con el sur de Europa más afectado por el calor y el norte por otras enfermedades como la enfermedad de Lyme y la encefalitis.

El documento subraya la necesidad de abordar el cambio climático como un problema de justicia social y ambiental, con llamados a una transición hacia energías limpias y políticas climáticas centradas en la salud y el bienestar.

Sin embargo, se advierte que el ritmo actual de progreso en Europa es insuficiente para alcanzar la neutralidad de carbono antes de 2100, según las estimaciones actuales.

Para cumplir con las recomendaciones del IPCC de lograr cero emisiones netas para 2040, se requiere una reducción tres veces mayor en las emisiones de los sistemas energéticos europeos.

En última instancia, los investigadores hacen hincapié en la necesidad de una transición justa y saludable para abordar los impactos del cambio climático y proteger la salud de las personas en toda Europa y más allá.