La escritora canadiense Alice Munro

Fallece la premio Nobel Alice Munro a los 92 años

Algunos críticos la consideran la Chéjov canadiense.

La escritora Alice Munro, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2013 y del Premio Internacional Man Booker en 2009, ha fallecido a los 92 años, según ha avanzado el diario canadiense 'The Globe and Mail' tras confirmarlo con los sus familiares.

La autora canadiense sufría demencia desde hacía al menos una docena de años y murió la noche del lunes en su residencia de Ontario. Munro nació en Ontario el 10 de julio de 1931. Es una narradora que destaca sobre todo por sus relatos y estaba considerada como una de las escritoras más destacadas en lengua inglesa.

Su madre era profesora y su padre campesino. Comenzó a estudiar periodismo y filología inglesa en la Universidad de Western Ontario, pero la dejó al casarse en 1951. Junto a su marido, con el que compartía tres hijas, abrió una librería en Victoria.

Munro empezó a escribir de joven y publicó en varias revistas, pero no editó su primer libro de cuentos hasta 1968, 'Danza de las sombras felices', que tuvo buena recepción en Canadá. En 1972 se divorció y cuatro años después se casó con Gerald Fremlin.

En 1971 publicó una exitosa colección de historias titulada 'Lives of Girls and Women'. Luego llegaron otras obras como '¿Quién crees que eres?' (1978), 'The Moons of Jupiter' (1982), 'Runaway' (2004), 'The View from Castle Rock' (2006), 'Demasiada felicidad' (2009) y 'Querida vida' (2012).

Aclamada por su fina manera de relatar, caracterizada por la claridad y el realismo psicosocial, algunos críticos la consideran la Chéjov canadiense.

Sus historias en general se desarrollan en pequeñas localidades, donde la lucha por una vida socialmente aceptable provoca relaciones tensas y conflictos morales. Sus textos explican a menudo representaciones de la vida cotidiana, pero afrontando acontecimientos decisivos.

Munro ganó el Nobel en el 2013 como "maestra del cuento contemporáneo", siendo la primera canadiense en recibir el premio. El profesor David Staines, ex editor general de la Nueva Biblioteca Canadiense, la conoció durante más de cuarenta años.

"Ella era una de las grandes escritoras de cuentos del mundo actual y, durante su vida, evidenció la belleza de la palabra", recordó, tras afirmar que, al igual que otros autores como Chéjov o William Trevor , "sobrevivirá a sus tiempos".