Autopista con un planeta agonizando

El Gobierno lanza un plan para adaptar las carreteras españolas al cambio climático

La Asociación Española de Carretera (AEC) cifra en 800 kilómetros los tramos de autopistas vulnerables por fenómenos climáticos

El PSOE ha registrado una proposición no de ley en el Congreso con la que pide que la adaptación al cambio climático sea un factor a tener en cuenta a la hora de planificar las infraestructuras de la red de carreteras españolas.

En su propuesta, el Grupo Socialista explica que las consecuencias del calentamiento global se dejan ver en el estado de las carreteras y del ferrocarril.

En concreto, la Asociación Española de Carretera (AEC) cifra en 800 kilómetros los tramos de autopistas vulnerables por fenómenos climáticos como el calor extremo, el deslizamiento de laderas, la caída de materiales y erosión de taludes o una ineficiente capacidad de drena el agua debida en ambos casos a lluvias intensas.

"Los eventos meteorológicos extremos como las lluvias torrenciales, las olas de calor extremo, las sequías, inundaciones y las nevadas afectan hasta 800 kilómetros de toda la red nacional de carreteras que tienen consideración de vulnerable debido a estos fenómenos extremos", denuncia la propuesta del PSOE.

Por estos motivos, el PSOE quiere un mayor protagonismo del calentamiento global en las carreteras y apostar por la permeabilidad de los firmes o pavimento como medida de adaptación al cambio climático, de recuperación hídrica y de seguridad vial.

Sumado a esto y en línea con uno de los principales puntos de la pasada Cumbre del Clima en Dubái, los socialistas plantean un análisis de la vulnerabilidad de toda la red de carreteras españolas, para cuantificar la "amenaza real" de los impactos vinculados al cambio climático.