Imanol Arias - Juicio

Imanol Arias acepta una pena de menos de 2 años de prisión por defraudar a Hacienda

Con esta conformidad con la Fiscalía Anticorrupción elude entrar en prisión

El actor Imanol Arias ha llegado a un acuerdo de conformidad con el fiscal del caso 'Nummaria' y ha aceptado una pena de cárcel menor a dos años, lo que permitirá que no entre en prisión, al reconocer cinco de los delitos fiscales por los que se sienta en el banquillo de los acusados.

Así lo confirman a Europa Press fuentes jurídicas, que señalan que el actor ya ha satisfecho toda la responsabilidad civil que se le pedía --más de 2 millones de euros-- y que además hará frente a la multa que se le imponga, cuya cuantía también se verá reducida.

En declaraciones a los medios a la salida de la Audiencia Nacional, el propio Arias ha apuntado que afrontaba la vista muy tranquilo, y sobre el acuerdo por el que elude la prisión, ha sido taxativo: "Nunca pensé que iba a ir a la cárcel".

Esta conformidad con el Ministerio Público se materializará en la vista oral que se celebra desde este martes en la Audiencia Nacional, a lo largo del turno de cuestiones previas. Cabe recordar que, además de a Arias, se juzga a otra treintena de personas, entre ellas la actriz Ana Duato --que no ha conformado con el fiscal--, por presuntamente haber evadido impuestos a través de un despacho de abogados, Nummaria, dedicado supuestamente a construir y mantener una estructura jurídico-económica destinada a tal fin.

En su escrito de conclusiones provisionales, el Ministerio Público solicitaba para Arias y Duato cerca de 30 años de cárcel, y también para el productor de la serie 'Cuéntame cómo pasó' y marido de Duato, Miguel Ángel Bernardeu.

Por otro lado, al inicio de la sesión, el fiscal ha anunciado que retira la acusación contra la hermana del actor, Ana Isabel Arias Domínguez, para la que pedía 9 años y 6 meses de cárcel por varios delitos fiscales.

En su turno, el abogado de Fernando Peña, propietario del despacho Nummaria --que está en el epicentro de la supuesta trama--, ha solicitado en esta primera sesión la nulidad de las actuaciones realizadas en el proceso alegando que se ha dado una infracción del derecho a la defensa dado que lo incautado en los despachos de abogados registrados pasó directamente a la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) sin pasar por el juzgado, y ninguna de las partes pudo acceder a esa documentación.

Nulidad de actuaciones

"Se ha producido una violación del derecho a la defensa", ha señalado el abogado Antonio Camacho, que ha añadido que se ha violado la igualdad de armas en el proceso hurtando a las partes la documentación en la que se basa el informe sobre las cuotas defraudadas.

Camacho ha pedido, además, la nulidad de todo el material incautado en el despacho por violación del derecho a la tutela judicial efectiva dado que se han dado, a su juicio, irregularidades en la cadena de custodia.

"La conclusión yo creo que es demoledora. Miles de archivos fueron alterados, borrados o modificados mientras se impedía a las partes, a todas las partes, acceder a esa documentación", ha explicado, mencionando un informe que consta en la causa.

"Con estos mimbres nos introducimos en un juicio que tiene los pies de barro", ha lamentado. A lo largo de este martes varias de las defensas han ido proponiendo sus cuestiones previas haciendo hincapié en diversas nulidades y prescripciones, además han subrayado algunos de ellos que el despacho de abogados que está en el foco de la acusación "no era un despacho colectivo en absoluto".

El tribunal, si bien no ha terminado de escuchar a todas las defensas, ya ha decidido este martes que dispensa a todos los encausados de asistir a las sesiones del juicio salvo cuando les toque declarar y cuando quieran ejercitar el derecho de última palabra.

También ha acordado que los encausados que han conformado con Fiscalía declaren los primeros tras las cuestiones previas, y que quien quiera hacerlo al finalizar la prueba también podrá hacerlo.

Antes de que se diera por concluida la sesión de hoy, el abogado de Imanol Arias ha pedido, en este sentido, ser de los primeros en declarar dado que el actor tiene funciones contratadas en Buenos Aires (Argentina) --"con el teatro vendido en julio", según el propio Arias--.

"Mantener oculto el patrimonio acumulado"

Cabe recordar que el juez instructor Ismael Moreno concluyó que el despacho Nummaria creó una estructura de sociedades "cuya única finalidad era la de evitar la tributación de los ingresos generados por su actividad profesional y mantener oculto el patrimonio acumulado de los beneficios que ésta les generó".

El escrito de acusación del Ministerio Público se dirige también contra cuatro entidades como responsables civiles y coloca en el centro de la trama para evadir impuestos al propietario del despacho Fernando Peña.

Según Anticorrupción, Peña, "con el fin de evitar que las actividades ilícitas que realizaba" bajo la cobertura de la asesoría fiscal fueran detectadas, creó un entramado de sociedades españolas a la par que controlaba múltiples sociedades en Inglaterra, Costa Rica, Canadá, Uruguay o Luxemburgo.

Esas sociedades --en número superior a 200-- eran empleadas "tanto para facilitar la opacidad de las operaciones del despacho Nummaria, como para entregarlas a los clientes que deseaban emplearlas para la realización de las actividades ilícitas" investigadas en la causa.

Esa opacidad era buscada tanto frente a la Hacienda Pública como frente a otras terceras personas físicas y jurídicas que ostentaban algún derecho de crédito contra los encausados. "Los integrantes del despacho eran conscientes de que esas estructuras iban a ser utilizadas para realizar actividades delictivas", recuerda el Ministerio Público.

Añade el escrito que las estructuras societarias creadas eran prácticamente idénticas para todos los clientes afectados del bufete Nummaria y la finalidad de las mismas en la mayor parte de los casos era evitar la tributación por el Impuesto de Sociedades o el IVA de las sociedades operativas españolas o, en el caso de las personas físicas, por el IRPF.

Fraude de seis y siete años

En concreto, para el actor Imanol Arias, Nummaria creó supuestamente una estructura que le permitió ocultar al fisco parte de sus rentas, principalmente procedentes de su participación en la serie de televisión 'Cuéntame cómo pasó'. De acuerdo con el escrito de Anticorrupción, las cuotas presuntamente defraudadas en su IRPF ascenderían a 2,7 millones de euros.

Por este motivo, al actor se le imputaban en total seis delitos contra la Hacienda Pública, todos ellos referidos al pago del IRPF de los años comprendidos entre 2010 y 2015, ambos inclusive. Por su parte, según el escrito de Fiscalía, la actriz Ana Duato defraudó la cantidad de 1,9 millones de euros a Hacienda, y se le imputan siete delitos fiscales relacionados también con el IRPF.

En su caso en dos periodos: el de 2010-2012, y el comprendido entre 2014 y 2017. En cuanto al 'cerebro' del entramado, Fernando Peña, que habría defraudado 15,7 millones de euros, la Fiscalía le acusa de 68 delitos por los que se le piden 298 años y 9 meses de prisión.

Entre esos delitos se haya el de organización criminal, el de estafa procesal, un delito de falsedad de documento mercantil, dos delitos de insolvencia y decenas contra la Hacienda Pública.

Según Anticorrupción, para controlar el sistema que permitía a clientes como Arias y Duato defraudar el pago de impuestos, el responsable de Nummaria contó con su hijo Pedro Ángel Peña Bello y los jefes de departamento José Luis Álvarez García (fiscal), Pedro Mena Regodón (contable) y Francisco Javier Gómez Gutiérrez (jurídico), quienes, de acuerdo a lo instruido, "actúan coordinadamente bajo la jefatura de Fernando Peña y con reparto entre ellos de funciones, manteniendo su ilícita actividad de forma permanente al menos desde el año 2005".