Peajes

La inesperada consecuencia negativa de la liberación de los peajes en Cataluña

Lo que tenía que ser una buena noticia para los conductores, se está convirtiendo en un retroceso en la seguridad

Los delitos en las autopistas catalanas han aumentado entre un 15 y un 17% después de la liberación de los peajes el 31 de agosto de 2021.

Así lo han explicado en una rueda de prensa este martes la subjefa de la División de Tráfico de los Mossos d'Esquadra, la inspectora Elena Martínez, y el subinspector de la Unidad Operativa de Movilidad, Ivan Clotet.

"Ha habido un aumento de los delitos relacionado con la liberación de los peajes. Ha aumentado la circulación en las carreteras, hay más turistas, más tráfico y más opción para los ladrones, lo que hace que aumente la delincuencia", ha dicho Clotet.

En este sentido, en los últimos años se han aumentado los efectivos que trabajan en la División de Tráfico con 200 efectivos, llegando a los 1.270 agentes actualmente, según Martínez.

Durante el 2023 hubo 3.900 hechos delictivos en las autopistas catalanas aproximadamente, y durante el primer trimestre de este año hay unos 1.000, aunque prevén que en verano aumenten.

"La delincuencia en las autopistas está muy especializada. Un 70% de los delitos allí son hurtos, un 20% robos en camiones y hay otro 10% que puede variar", añade Clotet.

Tipología según estación del año

Han detallado que en verano los delitos más recurrentes son los hurtos, los ladrones que se hacen pasar por policías y los que simulan averías en el arcén, por lo que los efectivos de estas unidades tendrán "más presencia" en la red viaria.

Por contra, en invierno son "más típicos" los robos de mercancías de los camiones o vehículos que estaciones en áreas de servicio o de descanso.

Martínez ha aconsejado a los conductores que no dejen objetos a la vista, que se detengan en lugares seguros, y que miren los paneles informativos colocados en las autopistas y con consejos breves que Mossos han realizado junto con el Servei Català de Trànsit (SCT).

Por lo tanto, lo que tenía que ser una buena noticia para los bolsillos de los conductores y conductoras, se está convirtiendo en un retroceso para la seguridad de ellos, por lo que las fuerzas de seguridad se verán obligadas a ponerle remedio.