Chico triste - Casa

Los motivos por los que casi 7 de cada 10 jóvenes españoles no pueden emanciparse

En 2023, la tendencia hacia el alquiler de viviendas experimentó un notable incremento

La situación de la vivienda para los jóvenes en España se presenta como uno de los principales desafíos de la actualidad. Según datos del Banco de España, en 2022, el 66% de los jóvenes españoles entre 18 y 34 años no se habían emancipado.

Esta realidad fue uno de los temas centrales abordados en la I Jornada de "El problema de la vivienda sí tiene solución", organizada por la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (Asprima). Durante este evento, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, David López, presentó los principales datos del Informe Anual 2023 sobre el sector de la vivienda, destacando especialmente las estadísticas relativas a la población joven.

Tendencia a alquilar

En 2023, la tendencia hacia el alquiler de viviendas experimentó un notable incremento, especialmente entre los hogares con menores ingresos y, en particular, entre los jóvenes. El grupo de edad entre 16 y 29 años ha mantenido el mayor peso en el total de la residencia en alquiler en España desde el inicio de la serie histórica del Banco de España en 2004. Este grupo ha pasado de representar el 40% en 2004, descendiendo a menos del 30% en 2006, y alcanzando un pico cercano al 60% en 2023.

Para 2022, los jóvenes españoles que no poseían viviendas propias se inclinaban mayoritariamente por el alquiler a precios de mercado, con más del 30% de ellos en esta situación. Este dato fue seguido por los que vivían en cesiones gratuitas y, finalmente, aquellos que alquilaban a precios inferiores a los del mercado. A pesar de esta tendencia, la propiedad de vivienda sigue siendo prevalente en España, con un 75%, en comparación con el promedio de la Unión Europea del 65%.

La emancipación tardía

Aproximadamente, la mitad de la población joven entre 18 y 34 años no se había emancipado en 2022, lo que coloca a España entre los países con las tasas más altas de la Unión Europea, cuyo promedio se sitúa en casi el 50%. Otros países con tasas elevadas de no emancipación incluyen Italia (cerca del 70%), Francia (más del 40%) y Alemania (30%).

El informe del Banco de España indica que las generaciones nacidas a partir de 1980 están experimentando un retraso progresivo en la edad de emancipación, y eso se debe principalmente a la situación laboral de los jóvenes. A pesar de la evolución favorable del mercado de trabajo, este grupo de edad presenta una mayor incidencia de desempleo y empleo parcial, lo que limita su capacidad para generar ingresos regulares necesarios para acceder a una vivienda y al crédito hipotecario.

Entre 2015 y 2022, el salario medio de los jóvenes creció un 25%, mientras que el precio de la vivienda aumentó más de un 40% y el alquiler cerca del 30%. Los nuevos contratos de alquiler han mostrado un incremento anual promedio del 7% al 8%.

El Banco de España subraya que el esfuerzo potencial necesario para adquirir una vivienda es mayor entre los jóvenes y la población de origen extranjero. Este esfuerzo, en términos de años de renta bruta actual del hogar necesarios para adquirir una vivienda, supera los siete años.

Los problemas de acceso a la vivienda afectan significativamente a los jóvenes, limitando su capacidad de ahorro y condicionando el proceso de acumulación de riqueza. Además, reduce su movilidad laboral. Entre las acciones propuestas para mitigar esta situación, el informe sugiere la asignación de recursos públicos disponibles a los colectivos con menores ingresos.