Passeig de Gràcia y una imagen de moda

La moda sigue reinando en las principales calles de Madrid y Barcelona

Las icónicas calles como Gran Vía, Serrano, y Paseo de Gracia son testigos del dominio de la moda en Madrid y Barcelona

El paisaje urbano de Madrid y Barcelona es un reflejo vívido del dinamismo del mercado minorista español, donde la moda continúa siendo la reina indiscutible.

Según el Informe High Street 2023, elaborado por las consultoras Gesvalt y aRetail, más del 53% de los locales comerciales en las principales arterias de estas ciudades están dedicados a la moda, incluyendo tanto textiles como joyerías.

Las icónicas calles como Gran Vía, Serrano, y Paseo de Gracia son testigos del dominio de la moda en Madrid y Barcelona, con un total de 671 ubicaciones entre ambos sectores.

La restauración se posiciona como el segundo inquilino más relevante, aunque a considerable distancia, ocupando un 16,4% de los locales, mientras que los servicios representan un 12,9%. Los restaurantes proliferan en las principales calles, siendo una buena opción para turistas y también locales con alto poder adquisitivo, muchas veces, ya que acostumbran a tener unos precios más elevados. 

El análisis revela que el hogar y la cosmética ocupan los últimos puestos en cuanto a cuota de ocupación, con menos del 5% cada uno.

En Madrid, la moda aún mantiene su mayoría, aunque disminuida, con un 49,1% de los locales, mientras que la restauración gana terreno, alcanzando un 19,6%. En contraste, el sector del hogar apenas representa un 0,4% de los establecimientos, siendo la categoría menos destacada.

Barcelona, conocida como el imperio de la moda, destaca con un 56,7% de los locales dedicados a este sector en las principales vías comerciales. En calles como Paseo de Gracia, perviven algunas de las marcas más caras del sector, como Prada, Gucci, Cartier, Louis Vuitton, etc.

La restauración, aunque significativa, pierde peso en comparación con la media nacional, representando un 23,9%. Mientras tanto, el hogar y la cosmética muestran un leve crecimiento respecto a la media nacional, con un 5% y un 4,7% de los locales, respectivamente.

Estos hallazgos reflejan la continua influencia de la moda en el mercado minorista español, especialmente en las metrópolis como Madrid y Barcelona.

A medida que los consumidores buscan experiencias de compra únicas y diversificadas, es probable que este dominio persista, aunque con cambios sutiles en la distribución de los sectores.