Abejas, en archivo

El mundo celebra el cumpleaños de Anton Jansa, padre de la apicultura moderna

El esloveno dejó un importantísimo legado hace tres siglos

Hoy, 20 de mayo, se celebra en todo el mundo el Día Internacional de las Abejas, una jornada dedicada a honrar y concienciar sobre la importancia crucial de estos pequeños pero poderosos polinizadores. Designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2017, este día busca destacar el papel fundamental que desempeñan las abejas en la salud de los ecosistemas y en la seguridad alimentaria global.

La elección de esta fecha tiene un significado especial, ya que coincide con el aniversario del nacimiento de Anton Janša, pionero de la apicultura moderna y considerado uno de los primeros expertos en abejas. Este día se convierte así en una oportunidad para rendir homenaje a su legado y para reflexionar sobre la importancia de proteger a estos insectos tan vitales para nuestro entorno.

Durante el Día Internacional de las Abejas, se llevan a cabo diversas actividades en todo el mundo para celebrar y concienciar sobre su importancia. Desde conferencias y talleres educativos hasta jornadas de puertas abiertas en colmenares, se busca informar al público sobre la importancia de conservar y proteger a las abejas. También se promueven acciones prácticas, como la siembra de plantas melíferas en jardines y espacios públicos, para proporcionar un hábitat saludable para estos insectos polinizadores.

La importancia de las abejas para la vida humana y para el planeta Tierra es capital. Como miembros de la familia Apidae, las abejas desempeñan un papel vital en la polinización de una amplia variedad de plantas, incluyendo muchas de las que comemos regularmente, como frutas, verduras y nueces. Sin la polinización de las abejas, la producción de alimentos se vería gravemente comprometida, lo que tendría consecuencias devastadoras para la seguridad alimentaria mundial y para la biodiversidad de los ecosistemas.

Además de su papel en la polinización, las abejas también son indicadoras clave de la salud ambiental. Su declive en los últimos años ha sido motivo de gran preocupación, ya que sugiere problemas subyacentes en el equilibrio ecológico. Factores como el uso de pesticidas, la pérdida de hábitat y el cambio climático están contribuyendo al declive de las poblaciones de abejas en todo el mundo.