Pulido atiende a la prensa a las puertas de la Ciutat de la Justícia

El padre de Canet: ''He recibido mucho 'feedback' positivo en los últimos días''

Javier Pulido ha pedido ayuda "para que paguen todos los que acosaron a mi familia"

En octubre de 2023 el TSJC obligaba, definitivamente, a la escuela Turó del Drac de Canet de Mar a hacer una segunda materia en castellano. Esto llegaba tras la petición de la familia de una de las alumnas del centro. La sentencia reconoció que no se pueden establecer porcentajes en el uso de las lenguas por los recientes cambios legislativos emprendidos por la Generalitat.

El padre de la menor, Javier Pulido, habia sido quien denunció la situación... y tras haber recibido amenazas judicializó el caso. Ahora mismo 4 causas abiertas en varios tribunales por delitos de odio y contra la integridad moral, pero Pulido no se conforma con eso.

A finales de la semana pasada hizo un llamamiento, a través de una carta, para "que paguen todos los que hicieron daño a mi familia". Pulido quiere ampliar la causa a más personas que, apunta, lo amenazaron a él y a su familia.

"El bien jurídico que se protege en este proceso penal no es sólo la integridad y el honor de nuestra familia, sino la salud y la libertad de la sociedad catalana, que no ha de verse coartada por el miedo, el odio y el acoso contra quien ose reclamar derechos que le son propios", añade en la misiva.

Para ello, debido a que necesita sufragar los costes extras, ha pedido ayuda, habilitando un teléfono para recibir Bizums, un número de cuenta y una dirección de correo electrónico, elpadredecanet@gmail.com, a las que se pueden dirigir las aportaciones.

"Cuando te escondes, te atacan"

En declaraciones a Catalunya Press, Pulido dice que, aunque no ha mirado la cuenta recientemente, está recibiendo mucho feedback positivo.

Además, asegura que recientemente ha decidido cambiar de actitud. "Si te escondes, te atacan", explica, añadiendo que "los que atacan pretenden generar miedo, y cuando ven que ese miedo se vence, deja de tener sentido el ataque".

Pulido recuerda que tanto él como su familia "tuvimos mucho miedo", asegurando que llegó a temer que tiraran piedras contra el domicilio familiar, y que agentes de los Mossos d'Esquadra los escoltaron durante 3 meses.

Sin embargo, dice que "la única manera de que el miedo desaparezca es enfrentándote a él".

"Ganas que termine bien"

La conversación termina con las ganas que tiene Pulido de que el proceso termine... aunque quiere "que termine bien". El padre de Canet asegura que "es posible el perdón, pero si admiten que han hecho cosas mal".