Una moto de la Guardia Civil

¿En qué puntos de la red viaria española patrullan las motos camufladas de la DGT?

Estos vehículos quieren ayudar a que los conductores respetan la normativa, multando a los infractores

Los datos de siniestralidad en la red viaria de España durante el primer trimestre de 2024 han mostrado un preocupante incremento en el número de fallecidos en accidentes de tráfico, con un aumento del 16% en comparación con el mismo periodo de 2023.

En respuesta a esta situación, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, había anunciado nuevas medidas para combatir el aumento de la siniestralidad.

Entre estas, Marlaska mencionó un incremento en los controles de alcohol y drogas, así como la instalación de más radares. Además, informó que se desplegarán más motos camufladas (de la Guardia Civil) para vigilar de cerca a los motoristas, aunque estas patrullarán solo en algunas comunidades autónomas.

El ministro indicó las comunidades autónomas donde ya funcionan las motos camufladas de la Guardia Civil. Estos territorios son Canarias, Castilla y León, Galicia, Comunidad Valenciana, Andalucía y Baleares. 

Por otro lado, se va a priorizar el uso de estas motos camufladas en las horas con mayor tránsito de motoristas, que se establecen sobre todo en los fines de semana, y en las carreteras con mayor siniestralidad. Asimismo, se desconoce si Cataluña, País Vasco y Navarra, que son las comunidades autónomas que tienen transferidas las competencias en tráfico, van a disponer de este tipo de vehículos camuflados.

Coches camuflados

Por otro lado, también es habitual que se usen coches camuflados, con el mismo propósito: pillar a todo conductor que no cumpla las normas de circulación.

La Guardia Civil generalmente no revela los lugares donde coloca sus radares móviles, que suelen estar instalados en vehículos camuflados. Sin embargo, a través de diversas páginas web, blogs y redes sociales, podemos deducir cuáles son sus ubicaciones favoritas.

En consecuencia, los sitios donde más frecuentemente se estacionan estos vehículos con radar suelen tener arcenes y cunetas en zonas donde se espera que los conductores excedan los límites de velocidad, además de contar con algún escondite cercano.

También es común que se sitúen después de puentes o tras las biondas del quitamiedos, siempre que la vía lo permita. Además, con la introducción de los aparatos veloláser, conocidos por su tamaño reducido, se hace aún más difícil detectar su presencia.