La playa del Pont del Petroli de Badalona

El temporal destroza las playas de Barcelona, Badalona, Montgat y Viladecans

En Barcelona capital, la playa de Sant Sebastià ha sido la más perjudicada, con una desplazamiento "importante" de la arena desde poniente hasta levante

La borrasca 'Nelson' de esta Semana Santa ha dejado algunos puntos del litoral metropolitano de Barcelona en situación de "fragilidad máxima", ha informado el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) este martes en un comunicado.

Las afectaciones más importantes han sido en las playas de Barcelona, Badalona, Montgat y Viladecans, y el AMB ha solicitado una reunión con el Ministerio para la Transición Ecológica para abordar la situación.

En Barcelona capital, la playa de Sant Sebastià ha sido la más perjudicada, con una desplazamiento "importante" de la arena desde poniente hasta levante, mientras que en Viladecans se ha reducido hasta 25 metros la amplitud de la playa y se han roto más de 600 metros de la infraestructura de protección de las dunas.

En Badalona las playas más afectadas son la del Coco, la del Pont del Petroli, la de l'Estació y la del Pont d'en Botifarreta, con retrocesos superiores a los 20 metros y boquetes de tres metros de profundidad en algunos puntos.

En Montgat ha habido la pérdida "completa" de la playa de les Barques y un retroceso de las obras de emergencia en el espigón, y en la zona norte la erosión llega al ferrocarril.

En Castelldefels se han inundado más de 200.000 metros cuadrados de superficie de la playa del Baixador y 30 metros de pasarelas de madera están dañados.

La playas tienen una "vulnerabilidad estructural"

El jefe del Servicio de Playas del AMB, Daniel Palacios, ha señalado que han detectado un incremento de temporales del suroeste y que sus afectaciones "son cada vez más grandes por la vulnerabilidad estructural" de las playas.

Ha explicado que la morfología de las playas está acostumbrada a un clima marítimo de levante y que se ha incrementado la regresión con oleaje continuado de viento de 'Garbí' de uno o dos metros de altitud, "lo que erosiona mucho más las playas", ha señalado.

Antes del temporal, el AMB abrió preventivamente canales antes de las precipitaciones para trasladar el agua de los lechos fluviales hacia el mar y evitar la inundación de las playas, y retiró el mobiliario más próximo a la primera línea de costa.

Durante la borrasca ha retirado el mobiliario de la primera línea de costa y ha monitorizado las incidencias del oleaje en los equipamientos y el mobiliario.

Una vez transcurrida, ha restaurado 600 metros de vallas de zonas de dunas, ha reubicado más de 300 metros de pasarelas y ha recuperado elementos desplazados, entre otros.