Horno

Trucos caseros para lavar el horno en profundidad

Hay productos caseros que puedes utilizar para mantener el horno limpio

Mantener el horno limpio es esencial no solo por razones estéticas, sino también para asegurar un funcionamiento eficiente y seguro. A continuación, presentamos algunos trucos caseros efectivos para lavar el horno en profundidad, utilizando ingredientes comunes que probablemente ya tengas en casa.

1. Bicarbonato de Sodio y Vinagre

El bicarbonato de sodio es un limpiador natural excelente. Para empezar, mezcla media taza de bicarbonato de sodio con unas cucharadas de agua para formar una pasta espesa. Aplica esta pasta en las paredes y el fondo del horno, evitando los elementos calefactores. Deja que actúe durante toda la noche. Al día siguiente, rocía vinagre blanco sobre la pasta. La reacción entre el bicarbonato y el vinagre ayudará a aflojar la grasa y la suciedad. Finalmente, limpia con un paño húmedo o una esponja para revelar un horno limpio y reluciente.

2. Limón y Agua

El limón no solo es un excelente desengrasante natural, sino que también deja un aroma fresco. Corta dos limones por la mitad y exprime el jugo en un recipiente apto para horno. Coloca las cáscaras de limón en el mismo recipiente y añade agua suficiente para cubrirlas. Precalienta el horno a 120°C y coloca el recipiente en el interior durante unos 30 minutos. El vapor del limón y el agua ayudará a aflojar la grasa y la suciedad adherida. Una vez enfriado, limpia las superficies con un paño húmedo.

3. Sal y Bicarbonato de Sodio

Otra combinación efectiva es la mezcla de sal y bicarbonato de sodio. Mezcla una taza de sal, una taza de bicarbonato de sodio y una taza de agua para formar una pasta. Extiende esta pasta por todo el interior del horno, prestando especial atención a las áreas más sucias. Deja actuar durante al menos 2 horas. Luego, frota con una esponja o cepillo y enjuaga con agua limpia.

4. Amoníaco

El amoníaco es potente para la limpieza de hornos muy sucios. Coloca un recipiente con media taza de amoníaco en el horno frío y deja actuar durante la noche. Asegúrate de ventilar bien la cocina al día siguiente y usa guantes para limpiar el horno con agua y jabón.

Consejos Adicionales

  • Protección: Usa guantes de goma para proteger tus manos durante la limpieza.
  • Ventilación: Asegúrate de ventilar bien el área de trabajo.
  • Mantenimiento: Limpia regularmente el horno para evitar acumulaciones difíciles de remover.

Con estos trucos caseros, podrás mantener tu horno limpio y funcionando de manera eficiente sin necesidad de productos químicos agresivos.