Un agente de la Policía Nacional

Detienen a un marroquí de 20 años por drogar y violar a una niña en Madrid

El chico la amenazó para que no denunciara la agresión sexual

La Policía Nacional ha detenido a un joven marroquí de 20 años como presunto autor de la violación con sumisión química a una joven de 13 años con la que quedó a la salida del instituto, tras conocerla por redes sociales, ha confirmado a Europa Press una portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

La Unidad de Atención a la Familia y la Mujer (UFAM) de la Policía Nacional investiga la presunta violación de una chica de 13 años por sumisión química tras quedar con un desconocido que conoció por Instagram, han informado a fuentes policiales.

Los hechos ocurrieron el pasado 14 de mayo. La supuesta víctima, vecina de la Cañada Real Galiana, venía hablando con un chico mayor de edad y habían concertado una citada por Instagram después de clase. Así fue y él la recogió a las puertas de un colegio del madrileño distrito de Villa de Vallecas y la llevó a un piso, pese a las reticencias de la adolescente.

Dentro de ese inmueble, el joven intentó besarla y ella le apartó, según sus declaraciones a la Policía. Allí la adolescente vio a otro joven en otra habitación, aunque no pudo reconocerle. También afirmó a los agentes que tomó una bebida con alcohol y después se desmayó. Horas después se levantó con un fuerte dolor de cabeza y laceraciones en la cama de ese inmueble.

El chico con el que había quedado le acompañó hasta la estación del Metro de Valdecarros, en la línea 1. Antes de dejarla le amenazó con que no contara nada de lo sucedido porque "le podían detener". La víctima, nerviosa, avisó a una vigilante de seguridad de la estación de Valdecarros, que llamó a la Policía.

Los padres presentaron una denuncia por desaparición

Eran las 21 horas de ese martes. Los agentes de la Policía Municipal llegaron hasta el lugar conociendo que horas antes los padres habían presentado una denuncia en comisaría por desaparición al comprobar que su hija no había vuelto a casa del colegio.

Los policías hablaron con la chica y avisaron a los servicios sanitarios, que le trasladaron al hospital Gregorio Marañón, que activaron el protocolo de sumisión química para realizarle pruebas por sus lesiones en genitales, moratones y chupetones.

El caso está siendo investigando ahora por la UFAM de la Policía Nacional y por los Agentes Tutores de la Policía Municipal, que se entrevistaron con la chica y analizaron las imágenes de seguridad del Metro. Fue finalmente detenido el día 24, han indicado las mismas fuentes.