Un vehículo de Mossos d'Esquadra en una imagen de archivo

Un hombre se hace pasar por investigador y roba un mapa del año 1504 en Girona

Los Mossos ya tienen identificado al hombre que se hizo pasar por un investigador

Los Mossos d'Esquadra están investigando desde el 17 de abril el robo de un mapa del año 1504 de la Biblioteca Pública Carles Rahola de Girona, según han explicado fuentes policiales este viernes.

Un hombre extranjero de unos 60 años pidió acceder a una zona restringida de la biblioteca, después de acreditarse como investigador, y, al salir, devolvió el libro --que anteriormente contenía el mapa-- y se fue.

Un trabajador observó que había desaparecido el mapa, que había sido recortado, y tras avisar a la policía catalana, la Unidad Central de Patrimonio Histórico abrió una investigación, que está bajo secreto de sumario.

El mapa todavía no ha aparecido pero, según informa ElCaso, los Mossos ya tienen los primeros indicios para dirigir la investigación. De momento, han registrado dos domicilios en Francia, pero no han podido dar con este documento de gran valor histórico. 

Pero los Mossos ya tienen identificado al hombre que se hizo pasar por un investigador para entrar en la biblioteca Carles Rahola y que se llevó el mapa. De momento no lo han podido encontrar a él ni al objeto robado, pero están cerca y en los próximos días podrían producirse avances importantes. 

Desde el citado medio se han puesto en contacto con el Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña, el organismo que debería velar por la seguridad de estos documentos tan importantes para la historia de un territorio, pero han evitado pronunciarse. Tampoco quieren confirmar si se ha abierto algún tipo de investigación para saber si se pudo producir un fallo en los protocolos de la biblioteca. 

Los Mossos d'Esquadra creen que el ladrón aprovechó un error de la biblioteca para cometer el robo. De hecho, en las imágenes se puede ver cómo entra al centro pero no cómo coge el mapa. 

Al parecer, el robo se podría tratar de un encargo, aunque aún se conocen pocos detalles del caso debido al secreto de sumario. Pero los investigadores aseguran que en este tipo de robos se suele actuar de encargo para coleccionistas de arte, que dan órdenes concretas sobre el material que se debe hurtar.