Fachada del Palacio de Justicia, sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) y de la Audiencia de Barcelona

A juicio dos acusados de quemar un rellano para intentar matar a una pareja en Manresa

En el piso de la localidad catalana también había un bebé de 17 días y vecinos durmiendo en el resto de viviendas

La Audiencia de Barcelona juzgará esta semana a un hombre y una mujer acusados de incendiar el rellano de la planta baja de un edificio de Manresa (Barcelona) presuntamente para intentar matar a un hombre con quien el acusado se había peleado, a su mujer y al bebé de la pareja, que tenía 17 días.

En el juicio que empezará el miércoles, la fiscal reclamará 32 años de cárcel para el principal acusado y 19 para la mujer, que está acusada en calidad de cooperadora necesaria, según el escrito de acusación consultado por Europa Press.

El incendio fue el 11 de abril de 2022 sobre las 9 horas y la fiscal cree que el hombre acusado ya había decidido matar al hombre que vivía en el piso el día anterior a raíz de una pelea que tuvieron en la misma calle.

Por eso, presuntamente se puso de acuerdo con la mujer acusada como cooperadora necesaria para que ella consiguiera que las víctimas abrieran la puerta de casa mientras el hombre se escondía en el vestíbulo con una botella de gasolina, ya que sabía que a él no se la abrirían por el conflicto del día anterior.

El acusado roció al inquilino de la vivienda con gasolina y le prendió fuego a sabiendas de que también podía herir a su pareja, que estaba en el alféizar de la puerta y también quedó rociada por la gasolina.

Efectos del incendio

El fuego se extendió por la portería del edificio, donde había otros pisos habitados y algunos vecinos durmiendo, y quemó la puerta del piso de la pareja, en la planta baja, donde estaba su bebé.

A causa del fuego también se quemó la puerta de otra vivienda de la planta baja, se fundieron los muebles del vestíbulo y el cuadro de luces.

El hombre sufrió quemaduras de segundo grado, pasó 18 días ingresado en el hospital y necesitó un injerto de piel; la mujer sufrió quemaduras de primer grado en la cara y la cabeza, y el bebé fue herido por inhalación de humo.

Por estas lesiones y secuelas, la Fiscalía reclama que los acusados indemnicen al hombre con 58.130 euros, a la mujer con 8.300 y al niño (a través sus padres) con 80.