Detención - Mossos

Macrooperativo en Cataluña contra el tráfico de hachís que acaba con 30 detenciones

Este grupo utiliza la costa catalana como punto de desembarco de la droga

Los Mossos d'Esquadra y el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria han iniciado este martes por la mañana un operativo policial en las provincias de Barcelona, Girona y Lleida contra un grupo criminal presuntamente dedicado al tráfico de hachís, y han detenido a 30 personas.

Según ha informado la policía catalana en un mensaje en 'X', en el marco del dispositivo se han hecho 11 entradas y registros en las zonas de Manlleu, Torelló, Sant Hipòlit de Voltregà (Barcelona), Roses (Girona), Puiggròs y Tàrrega (Lleida).

Han participado más de 200 efectivos policiales de la División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos, del Área Regional de Recursos Operativos (Arro), de la Brigada Móvil (Brimo), del Grupo Especial de Intervención (GEI), de la unidad canina y de la aérea, y la investigación sigue abierta.

La investigación en curso sobre esta banda de tráfico de hachís en Cataluña está bajo secreto judicial, según fuentes policiales. Las autoridades han identificado a un grupo con una estructura jerárquica compleja, presuntamente implicado en el tráfico de hachís por mar.

Este grupo utiliza la costa catalana como punto de desembarco de la droga, que luego es trasladada a poblaciones del centro de Cataluña, especialmente en la zona de Manlleu, para su almacenamiento antes de ser distribuida hacia Europa.

Los agentes han vinculado a esta banda con varios cargamentos de hachís que han llegado en narcolanchas al litoral catalán en las últimas semanas, particularmente en las zonas del Maresme y la Costa Brava. Uno de estos envíos se produjo la semana pasada, lo que ha intensificado la vigilancia y las operaciones policiales en estas áreas.

Los problemas de la droga en Cataluña son importantes.El año pasado, la mayor operación se llevó a cabo en el puerto de Mataró, donde se confiscaron 5.500 kilogramos de hachís.

Además, unos meses después del decomiso en Mataró, en mayo, los Mossos d'Esquadra interceptaron un desembarco de cuatro toneladas de hachís en L'Ametlla de Mar, en el Baix Ebre. Este incidente subrayó la actividad constante y la magnitud del tráfico de drogas en la región. Por lo tanto, buscar una solución se convierte en algo necesario.