Río - Alcohol

Muere una mujer que cayó al río mientras bebía en la orilla después de ser despedida

Aunque su pareja sugirió a la policía que podría haber sido un acto deliberado, no hubo pruebas que lo confirmaran

El hallazgo del cuerpo de una mujer en un río, 21 días después de su desaparición, ha llevado a un forense a concluir que probablemente se resbaló y cayó al agua tras haber estado bebiendo junto a la orilla.

Lucy Charles, de 39 años, había perdido recientemente su empleo en un pub cuando desapareció el 22 de diciembre en Bangor-on-Dee, cerca de Wrexham (Gales). Su cuerpo fue encontrado en el río Dee el 12 de enero.

El jueves, el forense John Gittins en Ruthin, Gales del Norte, dictaminó que la muerte de Charles fue producto de la mala suerte. "Habiendo estado sentada a la orilla del río tomando una copa, se resbaló al agua y lamentablemente perdió la vida", señaló Gittins. La causa de la muerte fue inmersión en agua e intoxicación aguda por alcohol.

Aunque su pareja sugirió a la policía que podría haber sido un acto deliberado, no hubo pruebas que lo confirmaran, descartándose el suicidio. "El escenario más probable es que, mientras estaba sentada a la orilla del río tomando una copa, se resbaló y cayó al agua. El nivel de alcohol en su organismo pudo haber sido un factor", explicó el forense.

Gittins ofreció sus condolencias a la familia de Charles, que además de la pérdida, sufrió la "agonía adicional" de su desaparición. La investigación reveló que Charles fue captada por cámaras de seguridad caminando por el pub Royal Oak en Bangor-on-Dee el 22 de diciembre, vistiendo un tabardo amarillo de alta visibilidad sobre su abrigo.

Había cruzado un puente sobre el río y, el día de Navidad, se encontraron su bolso, una botella de vino blanco vacía y una botella de vodka medio llena. Un dependiente de una tienda local mencionó que Charles le había dicho que estaba "harta".

La policía del norte de Gales, representada por la DC Danielle Craig, sugirió que Charles había tomado un sendero conocido como "Riverside Walk", donde se hallaron sus pertenencias. Las condiciones climáticas eran adversas, con lluvias intensas y terreno resbaladizo, lo que pudo haber contribuido a su caída y arrastre por la corriente.

La búsqueda de Charles incluyó helicópteros, drones y perros. El 12 de enero, un agente del equipo regional de búsqueda submarina encontró su cuerpo a casi cinco kilómetros del lugar donde se pensaba que había caído al agua. El patólogo Dr. Huyam Abdalsalam concluyó que no había lesiones que pudieran haber causado su muerte.