Una comisaría de la Guàrdia Urbana de Tarragona

Persecución y arresto: detienen a una mujer en Tarragona por conducción temeraria

Dio positivo en el control de alcoholemia

La Guàrdia Urbana de Tarragona arrestó, la madrugada del viernes 24 al sábado 25 de mayo, a una mujer de 21 años como presunta autora de cinco delitos: conducción bajo los efectos del alcohol, conducción temeraria, conducción sin haber obtenido nunca el permiso, resistencia a los agentes de la autoridad y detención ilegal.

A las 3:20 de la madrugada del sábado 25 de mayo, una patrulla que circulaba por la calle Pere Martell observó cómo la conductora de un turismo no llevaba el cinturón de seguridad obligatorio, por lo que la instaron a detener el vehículo en el que se desplazaba mediante las señales luminosas del vehículo policial.

El turismo, tras hacer caso omiso a la petición de los agentes, aceleró la marcha e inició una fuga por diferentes calles del centro y Ponente de la ciudad: Torres Jordi, Ramón y Cajal, plaza de Europa, autovía T-11, rambla de Ponent, Río Llobregat y Río Onyar. Durante todo este itinerario, la misma patrulla mantuvo contacto visual con el turismo, que debido a la gran velocidad obligó a los demás vehículos y a los peatones que iban andando por la zona a apartarse o detener bruscamente la marcha.

A la altura de la calle Riu Onyar, tras ver el vehículo de una segunda patrulla policial, el turismo huido se detuvo y la conductora salió corriendo. Finalmente, los agentes lograron inmovilizarla y detenerla, pese a la resistencia ofrecida.

La prueba de alcoholemia en la conductora dio un resultado positivo de 0,66 miligramos por litro de sangre, cuando el límite es de 0,25 miligramos por litro de sangre. Hechas las peticiones pertinentes, los agentes constataron que la joven conductora nunca ha tenido el permiso de conducir.

Del mismo modo, la copiloto del turismo, una mujer de 26 años, explicó a los agentes que había pedido en reiteradas ocasiones que detuviera el vehículo, hasta el punto de que tuvo que saltar del vehículo en marcha, lo que le causó varias contusiones en la rodilla y en la zona de la pelvis. Por este motivo, otro de los cargos que se le imputa a la arrestada es el delito de detención ilegal.