Imagen de archivo de una detención de los Mossos d'Esquadra

Tres detenidos y desmantelada una plantación de marihuana en Barcelona

Han intervenido 2.300 plantas de marihuana y 4.000 euros

Los Mossos d'Esquadra han desmantelado una plantación de marihuana que se encontraba en una casa en Sant Antoni de Vilamajor (Barcelona) y han detenido a tres personas.

Han intervenido 2.300 plantas de marihuana y 4.000 euros, ha informado este sábado la policía catalana en un apunte en X acompañado de un vídeo, recogido por Europa Press. Como resultado, dos hombres y una mujer han sido detenidos por tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

Las penas a las que se enfrentan

Los detenidos por tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico se enfrentan a penas que varían según la gravedad del delito y las circunstancias específicas de cada caso. En general, el tráfico de drogas puede acarrear penas de prisión que van desde varios años hasta décadas, dependiendo del volumen de drogas involucrado, la participación de los acusados en la red de distribución, antecedentes penales y otros factores. La defraudación de fluido eléctrico también puede llevar a multas significativas y, en casos graves, penas de cárcel.

La legislación y la percepción social sobre el cannabis varían ampliamente entre los países europeos. Algunos países tienen leyes más permisivas que permiten el uso medicinal y/o recreativo de la marihuana, mientras que en otros su consumo y venta están estrictamente prohibidos.

En el caso de España, la marihuana es ilegal para uso recreativo, pero el consumo personal en el ámbito privado no está penalizado. Sin embargo, el cultivo, la venta y el tráfico de marihuana son delitos que pueden ser castigados con penas de cárcel.

A pesar de la ilegalidad, existe un mercado negro de marihuana en España, y Barcelona ha sido conocida por tener una escena de cannabis relativamente activa, especialmente en lo que respecta a los conocidos "clubs sociales de cannabis". Estos clubes operan en un área legalmente gris, donde el consumo compartido de marihuana entre sus miembros está permitido, pero el cultivo y la venta a gran escala siguen siendo ilegales.

Barcelona es una de las ciudades europeas con más consumo de cannabis. Un estudio sobre aguas residuales en 104 ciudades de Europa reveló que Barcelona fue la tercera ciudad de Europa con más metabolito del cannabis en las aguas residuales por habitante en 2022. Barcelona y otras ciudades españolas, pues, son puntos de interés debido a la presencia de los "clubs sociales de cannabis" y otros factores relacionados con el consumo y la distribución de marihuana.